“Misaeng” y la realidad de la mujer en el mercado laboral coreano

enero 10, 2015 a las 20:47 , por kokoni

MS01-00059

Si tuviéramos que escoger un drama “revelación” del pasado año en Corea, sin duda escogeríamos Misaeng. La serie, aun emitiéndose en una cadena privada como es tvN, ha logrado ser la más comentada, seguida y admirada en el país, sin necesidad de audiencias bestiales o modas adolescentes.

Protagonizado por un brillante Siwan, con un tema central maduro, sin recurrir a líneas amorosas y, sobre todo, con una actuación y un trabajo más que destacables, Incomplete life (Misaeng) ha mostrado mucho más que una historia de ficción. Ha reflejado la realidad en el trabajo en Corea y la posición de la mujer en la vida de oficina gracias al buen hacer de, entre otros, Kang Sora.

MS0500063

La sociedad surcoreana, como tantas otras, y como hemos apuntado en múltiples ocasiones, es profundamente patriarcal. A pesar de que en las últimas décadas ha vivido un desarrollo tecnológico y económico brutal, la sociedad continúa mezclando las influencias occidentales con los valores tradicionales del confucianismo. Cierto es que a pesar de tener esa fuerte base patriarcal proporcionada por los principios confucionistas, las mujeres avanzan y cada vez más forman parte del trabajo corporativo, llegando incluso a posiciones de alto rango. Misaeng, tanto la serie como el manhwa en el que se basa, se ha convertido en un drama extremadamente popular por reflejar el trabajo de oficina de una manera fresca y rigurosa.

Una de las claves es, como decíamos, el tema de la mujer en el trabajo. Kang Sora se ha convertido en un nombre valioso en la industria desde que tomó el proyecto, impresionando a todos con un inglés fluido y una interpretación destacable. En el drama, Sora, convertida en la interna Young Yi, es el mejor fichaje de la empresa One International. En principio tiene éxito en su presentación en solitario, consigue el contrato de un producto de lencería ante una representante americana impresionando a sus compañeros con su inglés. Recibe elogios y ficha como empleada completa.

Young Yi es la mejor interna, pero también la única. Todos los jefes la quieren en su equipo, es una valiosa trabajadora, sin importar el departamento. Sin embargo termina formando parte del equipo de recursos. Y es entonces cuando nos sorprendemos al ver cómo recibe un tratamiento horrible y poco profesional de su superior. Su sunbae se niega a trabajar con ella, la desprecia dándole tareas innecesarias, mientras ella sigue cada orden esperando recibir la aprobación de quien está por encima, un jefe de equipo que tolera este trato.

Misaeng-5.7

Puede parecer que todos los problemas de Young Yi son porque es solo una recién llegada, sin embargo nos encontramos con la subdirectora Ji Young, interpretada por Shin Eun Jung. Ji Young puede no recibir un tratamiento tan hostil como el de Young Yi, pero su historia también muestra los problemas que sufren las mujeres que tienen puestos de responsabilidad en diferentes empresas.

“Las madres trabajadoras siempre tienen la culpa: En la compañía, con la familia política… y con los hijos. Si quieres seguir trabajando no te cases”.

Esa lapidaria frase que dice en uno de los episodios refleja muchas de las dificultades por las que ha pasado Ji Young. Mientras que vemos cómo las cosas no empiezan bien a través del personaje de Young Yi, comprobamos que nada se vuelve fácil conforme pasan los años. Después de casarse y tener una hija Ji Young sufre por mantener el ritmo de trabajo y a su familia en equilibrio. Pero las cosas no salen como quiere. Mientras su trabajo en la empresa es bueno y mantiene una posición de responsabilidad, lo hace en unas condiciones que no le favorecen como mujer. Conocedora de las dificultades aconseja a Young Yi que elija entre el matrimonio y el trabajo. Ella mejor que nadie sabe que, a pesar de amar su trabajo, todo se vuelve una carga cuando hay un marido e hijos a quienes cuidar. No solo les exigen mantener la calidad y el ritmo en la empresa, quizás incluso mejorarla respecto a sus compañeros masculinos, sino que es obvio que de ella se espera cumplir con su papel de esposa y madre.

MS0500230

En la sociedad patriarcal coreana, no hay sitio para las excusas. En Misaeng vemos cómo la mayoría de los hombres de la compañía no muestran respeto alguno por las mujeres. Muestran su ira cuando alguna comete algún error, asegurando, a voz en grito, que esa es la razón por la que no pueden confiar en las mujeres o el porqué las mujeres deberían quedarse fuera de ese tipo de trabajos.

Estamos acostumbrados a ver cómo la mayoría de los dramas coreanos no se caracterizan por mostrar la vida real, sin embargo Misaeng basa su popularidad en que es bastane fiel a la realidad de las oficinas de Corea.

Obviamente, no solo encontramos superiores misóginos, en Misaeng también nos presentan a personas como el jefe Oh, Lee Sung Min, que se niega a usar a las mujeres para conseguir las firmas de sus clientes o que las respeta tanto como al resto de hombres en One International. Aun así el drama parece decirnos que el mal comportamiento prevalece en el mundo empresarial y el ambiente de trabajo en el que las mujeres tienen que sobrevivir parece mucho más tóxico de lo que muchos creíamos.

By6jCODCcAA7L54 Misaeng-Poster6

La realidad es que las mujeres en Corea del Sur se enfrentan a muchas más dificultades de las que las mayoría de hombres se encontrarán. Mientras Ji Young intenta sin éxito mantener el equilibrio entre mujer trabajadora, esposa y madre, también hay que decir que ella es un caso especial. La mayoría de las mujeres que trabajan en grandes corporaciones escogen dejar sus trabajos para cumplir con las expectativas que se tiene de ellas como mujeres, ser madres y esposas. Al hacer esa elección, a menudo, tanto en Corea como en otros países, especialmente del este de Asia, las mujeres pierden rápidamente su identidad como individuos. Por encima de todo, del trabajo y de ellas mismas, estará la familia.

Hay otros indicadores de ello. Las mujeres en el trabajo normalmente son llamadas por su nombre de pila (Ji Young-ssi, Young Yi-ssi), pero quienes son esposas o madres a menudo son llamadas “esposa de…”, “madre de…”. Su individualidad desaparece, de repente se convierte en la persona de otro individuo. Por supuesto, tener hijos, crear una familia, también es dejar huella, pero la mujer, al final, es la única que debe dedicar su vida y esfuerzo a la familia mientras su propia individualidad se desvanece.

Hay un popular artículo escrito por Hwang Meyoung-Eun, una madre trabajadora, titulado “Soy una mala mujer”. En él escribió las dificultades de trabajar a la vez que llevas adelante una familia en Corea, “Puedo ser una buena empleada, pero para mi familia soy un fallo. A sus ojos soy una mala nuera, mala esposa e incluso mala madre”.

Un reciente estudio mostró que más del 70% de las mujeres entre 25 y 29 años formaban parte del mercado laboral. Los datos caían al 55% cuando las mujeres llegaban a la treintena, edad con la que normalmente forman familia. Matrimonio, embarazo o hijos fueran las principales razones para que dejaran sus empleos o sus estudios.

english4_img02

En una sociedad donde la gente trabaja más y duerme menos que en cualquier país del mundo desarrollado, las mujeres a menudo son apartadas de las recompensas que puedan recibir en sus vidas profesionales. Si tienen trabajo, ganan un 38% de media menos que los hombres, la mayor diferencia de los países desarrollados. Gracias a la educación en igualdad de género de los últimos años, las aspiraciones laborales de las mujeres han aumentado. Sin embargo todo esto colisiona con la cultura corporativa y a menudo las mujeres, como vemos en Misaeng, son marginadas o rechazadas en el trabajo.

Las mujeres que llevan adelante trabajo y familia a menudo se encuentran entre la falta de tiempo y la culpabilidad. Sienten que descuidan a sus hijos, los estudios de sus hijos (en un país obsesionado por la educación), sus obligaciones para con sus suegros o el cuidado de sus descontentos maridos. Las empresas coreanas hacen poco para facilitar la situación de estas madres trabajadoras y la presión en el trabajo es enorme.

Para suavizar la situación, las mujeres con cierta posición en Corea optan por posponer el matrimonio. El resultado, no solo en Corea sino en la mayoría de países del este de Asia, es el aumento de las mujeres solteras entre los 20 y los 40 años y la caída de la natalidad.

Aun así la baja representación femenina en los empleos ha sido nombrado como uno de los mayores problemas del país. La ratio de mujeres coreanas, según la OECD, es de 5’2%, mientras que en países como Japón o EEUU supera el 63%. Esto hizo que la presidenta Park Geun Hye (dejando de lado la política, un ejemplo en sí misma) hiciera estas declaraciones en enero del pasado año, “Crear una Corea que no tenga a mujeres sufriendo la interrupción de su carrera debido a la crianza de un hijo debería ser nuestra meta”. Con ese supuesto objetivo el gobierno asegura estar tomando medidas para aumentar los empleos que permitan a las mujeres elegir sus horas de trabajo y proporcionen facilidades a los padres en las crianzas de los hijos.

english4_img04

Hay empresas en Corea que están intentando cambiar abriendo más puestos de alta responsabilidad a mujeres y creando ambientes que favorezcan el equilibrio familiar y laboral. Por ejemplo, Starbucks Coffee Korea, operado por Shinsegae Group, puso en marcha el “Return Mom Project”, que intenta ayudar a las mujeres que por ser madres escogieron quedarse en casa pero desean volver a trabajar.

Aun así parece evidente que al mercado laboral coreano, respecto a la mujer, le queda un gran recorrido por delante. Muchas de las medidas que se tomaron en los últimos años no pudieron superar las barreras tan fuertemente implantadas por la cultura coreana a través de los siglos. Aún la mujer es la mayor responsable de criar a sus hijos y la mayoría de los maridos se desentienden de las tareas del hogar. Pero sobre todo debe cambiar la percepción social hacia las mujeres trabajadoras que piden una baja para cuidar de sus hijos. Aunque se puede optar por un periodo de cuidado del recién nacido de un año, esta pausa afecta negativamente en la carrera de los padres. Esto ocurre en la mayoría de países, la compañía siempre tendrá que recurrir a un sustituto que tome sus puestos, por lo que les interesa tener a alguien que garantice que no se va a ir.

MS0500064tumblr_ngcnc48ww51t0b79to1_1280

Una situación difícil para todos, pero especialmente para la mujer, algo que refleja a la perfección Misaeng, que pese a no haberme enamorado me ha abierto aun más los ojos en lo que respecta a la situación de las trabajadoras femeninas. Una serie que, como expresó el equipo de producción al emitir el capítulo 5:

“Muestra las dificultades que soportan las mujeres en la oficina debido al matrimonio, el nacimiento de un niño, la discriminación sexual y el acoso. Está dedicado a las mujeres de esta generación y tenemos la esperanza de que muchas de ellas se sientan reflejadas y reconfortadas por este episodio”.

Un drama que hay que ver.

[@BeyondHallyu, Hanyang]


Related Posts with Thumbnails
  • ximena

    Muy buen articulo.. y me he visto completo el drama. La verdad me encanto, muy buena historia y termina mostrando como es trabajar en Corea, sobre todo si eres mujer. Otro tema que destaco de la serie es la historia relacionada con el personaje de Siwan, refleja la importancia que hay en el nivel de estudios (no hace falta solo un pregrado) y la presión cultural en torno al tema.
    Viendo series como esta, termino agradeciendo no haber nacido allá. Es lamentable decir que pese a todos los esfuerzos que se realicen, el trasfondo, la base confucionista, es difícil de cambiar. Por lo menos ha corto o mediano plazo…. estamos hablando de milenios de historia, lo que es igual a decir: una cultura milenaria.

  • Hitomi

    Muy buen artículo Kokoni. Parece mentira que una sociedad tan avanzada pueda ser a la vez tan retrógrada.

    Pero vamos que en España no nos quedamos cortos, personalmente a mi me a costado (y me cuesta) conciliar la vida laboral con mi hijo.

    Menos mal que mi marido es lo más apañao que te puedes encontrar y lo llevamos todo a medias, pero sí te das cuenta que, por ejemplo ,él en su trabajo si tiene que faltar dos horas por llevar al niño al medico es superman y yo una chacha más. Son esas pequeñas diferencias lo que molestan.

    Lo que peor veo del tema en cuestión de la sociedad Coreana es la pérdida de identidad, el “mama de” , “esposa de”, lo encuentro horrible. Cuando te conviertes en madre durante un tiempo te sientes tan absorvida que no hay nada mas y cuesta mucho salir de esa linea y nunca vuelves a ser 100% tú, ojo! Que no es malo porque posiblemente yo me considero mejor que antes pero sigo siendo YO (siempre hablo desde mi experiencia personal) pero el cambio es tan radical que te sientes un poco perdida al principio, y si encima el entorno no te ayuda pues peor.

    A mi hubo una frase de mi madre que no la olvidaré en la vida, estando en el hospital con el enano recién nacido me dijo “Bueno, ahora ya dejaras esos gustos tan raros no? Que el niño va a crecer hablando chino o lo que sea”

    Qué sepáis que mis gustos siguen ahí xD

  • Digainz

    Acabo de terminar de leerlo, me encantó y me ha dado más ganas de seguir viendo la serie cuando acabe los exámenes. El personaje de Young Yi me gusta mucho y si en los 3 primeros capis me los pasé sufriendo por lo mal que lo pasan los protagonistas, no me quiero ni imaginar como será el resto.
    Y sí, en Corea necesitan un avance bastante grande en el feminismo (entre otras cosas), aunque en España por ejemplo tampoco nos quedamos atrás en falta de igualdad, aunque la gente diga que no xD pero bueno, esto es una carrera de fondo y hay que seguir adelante. Un beso!!!

  • http://siesdestino.com/ Kokoni

    No te preocupes, te aseguro que no hay más spoilers que decir que las mujeres pasan malos momentos en algunos capítulos ^^
    Gracias por leernos!!

  • Digainz

    Empecé a leer pero voy por el capítulo 4 de Misaeng y no quiero arriesgarme a ningún spoiler jajaja, así que lo guardo para cuando la termine 🙂
    Me encanta que hablen de estos temas en el blog y no sólo de temas más frívolos, este es mi blog de cabecera para todo lo que tiene que ver con Corea del Sur, sigan así!

  • Keiko

    Un articulo muy interesante, que me ha convencido totalmente de ver esta serie. si es correcta( la imagen que reflejan en la serie digo) la imagen que se refleja es la misma o muy muy similar a la situacion que encaraban las mujeres de los años 50 en EEUU, ( en un mercado liberal donde primaba el consumismo y sin politicas sociales establecidas- la diferencia mas importante puede ser el nivel de enseñanza de las mujeres del mercado ya que en corea muchas tendran carrera y en EEUU no era nada comun) lo cual por cierto cuadra mucho con la informacion que dispongo de la sociedad coreana.

    Me sorprende no obstante que toquen un tema tan delicado de una forma realista ( al menos lo intenten) en una serie televisiva y sobre todo que no se pierdan en las tan comunes relaciones amorosas que muchas veces las centran. me sorprende muy muy agradablemente ver que las cadenas alli intentan este tipo de proyectos.

    Desde luego puedo decir que voy a verla.

    muchas gracias por la recomendacion.

  • Namja

    Uno de los mejores artículos que te he leido, enhorabuena y muchas gracias por regalarnos tu talento.

    Enorme la serie, recomendadísima (y el manhwa también, ya puestos) a ver si me veo los últimos capítulos…

    La mujer coreana está recorriendo el camino que las madres de nuestra generación caminaron en los años 80. El problema es que el confucianismo de género está muy arraigado y no sé si el “techo de cristal” laboral también tiene un paralelismo en lo social.

  • cinefilakate

    Maravilloso drama que no puedo dejar de ver, la verdad es que Corea aun es una sociedad machista y esa es una realidad que a los coreanos les ha gustado ver reflejado en esta producción ya que es la realidad de muchas mujeres quienes trabajan arduamente en las compañías y lo bueno de Misaeng también es cómo muestra la ardua competencia en el ámbito laboral y cómo tus estudios (la universidad de donde provienes) influyen en la carrera de muchos, y no solo eso, el estrés impresionante que se manejan ahora entiendo bien por qué los coreanos siempre están en restaurantes bebiendo o en karaokes.
    Por cierto Sora en este proyecto me ha sorprendido ya que nunca he sido muy seguidora de sus trabajos (siempre me pareció sobrevalorada y sosa) pero con Misaeng acertó y de la mejor manera, en fin todos sus protagonistas han aumentado sus bonos y Siwan esta impresionante tremendo talento muy merecido todos los premios ganados.

  • Almia Ramos

    Se me olvidó mencionar que creo haber leído que en Corea por ley la paga a las mujeres en la industria de TV está establecida y no puede pasar de una cantidad que ronda cerca de unos 16 mil dólares aunque el hombre que trabajé con ella puede negociar un salario de tres cifras.

  • Almia Ramos

    Gracias por la excelente reseña. Lamentable que el desarrollo económico no vaya a la par con el desarrollo social. Este drama mostrando la discriminación es un acierto.Es contradictorio que la décima economía del mundo se sostenga en principios socioculturales que son una contradicción dentro del sistema de capital pues estás excluyendo fuerza de trabajo, Me llama mucho la atención ese fenómeno asiático en general y coreano en particular. Ahhh y ya había notado ese patrón de de desaparecer a la mujer convirtiéndola en ´la mamá de´, ´´la esposa de´, eso y el ´no quiero que escuches a otro hombre,´ ´no quiero que sonrías a otro hombre´ me habían apretado el hígado.

  • Aviso

    En este blog puedes opinar libremente, pero respetando siempre las opiniones de los demás y de quienes escribimos en él.
    Si vais a tomar noticias/traducciones/… de la página os rogamos deis créditos claros, con enlace directo. Esperamos no ver nuestras palabras por otros blog, como si fueran propias.
    Licencia de Creative Commons
    Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

  • Subir