Vanilla Chamu y Hang Mioku: Crónica de dos obsesiones

junio 28, 2013 a las 22:00 , por Ronny

Vanilla-Chamu-550x330

Para quien, como suele ocurrir con los SEDientos, estamos al tanto de la manía que tienen japoneses y coreanos por las cirugías estéticas, este post sin dudas despertará su morbo, pues se trata de dos casos que, aunque con resultados muy diferentes entre sí, no dejan de ser, a su modo, chocantes.

Vamos por partes, y comencemos más bien con un caso poco conocido, pero impactante por demás.

Vanilla Chamu (sólo se la conoce por ese nombre) es una modelo japonesa que desde pequeña tenía una idea fija: la de que quería dejar atrás sus rasgos orientales y convertirse, nada menos, que en una muñeca holandesa. ¿La razón? No sólo era que ella se sentía por sí misma poco atractiva, sino que está convencida de que “a las mujeres occidentales nadie les dice feas”.

Con evidentemente bastantes recursos económicos a su disposición (o por lo menos los suficientes como para invertir en su “pasatiempo”), empezó a perseguir su obsesión desde los 19 años (se ha negado a decir su edad actual, por cierto). En total, se ha sometido a 36 cirugías, con un costo aproximado de 100 mil dólares.  La lista de intervenciones es impresionante: agrandó sus ojos y eliminó los rasgos asiáticos; cambió la forma de su nariz; se puso siliconas en sus pechos; se sometió a varias liposucciones; se agregó pestañas; modificó sus mejillas y retocó las comisuras de sus labios para que al sonreír se le formen hoyuelos. También se puso implantes en sus pómulos y en su frente, para “desaplanar” sus facciones. En su próxima cirugía, planea estirar sus piernas mediante un procedimiento, muy doloroso por cierto, de alargamiento de los huesos para poder ser más alta.

Hay que reconocer que el resultado es bastante agradable, según los estándares occidentales. Pero no por ello deja de tener un cierto tufillo aberrante, especialmente cuando se maquilla para parecer, precisamente, una muñeca de porcelana.  Vemos primero una composición donde se aprecia su aspecto a los 17 años, luego a los 19 (después de su primera intervención), y finalmente como se ve actualmente, con maquillaje regular y con su maquillaje de “muñeca”.

Vanilla-Chamu etapasvanilla chamo actual

Al menos en el caso de Vanilla Chamo, por lo menos hasta el momento, la cosa ha caminado bien… y esperemos que sepa cuándo detenerse.

Cosa que no se puede decir del siguiente caso, mucho más conocido, y quizá uno de los más trágicos en el mundo.

Hang Mioku era una chica delgada, de piel tersa, no espectacularmente guapa, pero sí lo suficiente como para despuntar en una incipiente y relativamente exitosa carrera de modelo. Femenina, vanidosa, muy cuidada con su aspecto, siempre pendiente de lucir hermosa, era el prototipo de la muchacha coreana de estos tiempos  para quien lo más importante es la apariencia que la sustancia (no hablo de todas las chicas coreanas, obviamente, sino que me refiero a ese tipo en particular).

A sus 28 años supongo que empezó a sentir que su belleza natural estaba decayendo. Se fue para Japón a continuar su carrera, pero sobre todo con una idea secundaria que luego se convirtió en la única: someterse a tantas cirugías como fuera necesario para conservarse bella.

Esto que voy a decir es pura especulación de mi parte, pero es bastante probable que Mioku tuviera latente una afección psicológica llamada “dismorfobia”, por la cual una persona no es capaz de verse a sí misma en el espejo como es en la realidad, sino que tiene una visión tan deformada de sí misma que, de disponer de los medios, procura arreglarse con el bisturí todo aquello que le parece que está mal. El problema es que, dado que no tienen una percepción realista de sí mismas, estas personas nunca sienten que su aspecto está bien, y siempre procuran nuevos “arreglos”, de modo que si no se les pone un alto, pueden volverse adictas a las cirugías estéticas.  Es posible que Mikau se fuera de Japón para evadir un freno evidente a sus aspiraciones de “mejorarse”: sus familiares, y especialmente sus padres, que por la información que he recabado, nunca la apoyaron en cuanto a eso.

En todo caso, lo que pasó después de su llegada a Japón fue que perdió el control. Mioku siempre fue una adolescente de mejillas mofletudas, de rostro relativamente redondo, que (como suele ocurrir) que al ir madurando fue haciéndose más afilado. Por lo que puedo inferir, la “pérdida” de sus cachetitos se convirtió en sinónimo, en su mente, de pérdida de la hermosura de su rostro.  ¿Por qué lo digo? Pues porque ella no se concentró en su cuerpo, con el cual evidentemente se sentía más o menos satisfecha, sino en su cara, cuyas operaciones (20 en total) concentró en, precisamente, hacerla más redonda.

Pero, a tenor de los comportamientos obsesivos, simplemente exageró. Tanto, que ni los mismos cirujanos japoneses, que no suelen ser demasiado restrictivos a la hora de aceptar los caprichos de los pacientes, terminaron por negarse a continuar con más operaciones.  Y, claro, muy al contrario de lo que esperaba, su carrera de modelo se acabó, al grado de que debió volver a Corea. Tan tremendo había sido su cambio, que sus propios padres no fueron capaces de reconocerla.  Ésta es Han Mioku a su regreso de Japón (tengan en cuenta lo siguiente: ese rostro redondo, que no se vería tan mal en una mujer rellenita, corresponde en este caso al de una mujer que continuaba siendo delgada).

Hang_Mioku despues de japon

Cuesta comprender cómo pudo llegar a eso… pero del modo como su historia continúa, pasa a ser realmente desconcertante, porque Mioku no había tenido suficiente.

Buscó ser de nuevo intervenida con cirujanos coreanos, que son mucho más estrictos en cuanto a quién atienden y a quién no (bueno, al menos la mayoría). Todos los que consultó se negaron de plano a tocarle el rostro una sola vez más, a menos que fuera para revertir lo hecho y adelgazarle el rostro a un aspecto menos desproporcionado con respecto a su cuerpo. Pero ella quería justo lo contrario, y por eso esos mismos médicos más bien le sugirieron que buscara tratamiento psicológico.

Sus padres, haciendo su parte, también la llevaron a diversos médicos y procuraron buscarle tratamiento psicológico, pero a Mioku el mismo le parecía demasiado caro y sin sentido, pues ella negaba tener algún problema.

Lo que Mioku hizo en lugar de seguir ese tan pertinente consejo fue realmente terrible: con la complicidad de un médico con muchos menos escrúpulos que los requeridos por la ética, consiguió un suministro de silicona y jeringuillas, y pensando que después de tanto operarse tenía  habilidades que en realidad estaban lejos de su experticia, decidió que ella misma haría crecer sus mejillas… y procedió, ni más ni menos, inyectarse en su rostro silicona… pero eso no fue todo: cuando se le acabaron las dosis de silicona, se le ocurrió que podía continuar con un “tratamiento” alternativo, y empezó a utilizar ¡aceite de cocina!

La reacción entre alérgica e infecciosa que tan rudimentario (por no decir salvaje, para qué negarlo) procedimiento le inflamó el rostro a una escala literalmente monstruosa. He aquí cómo quedó Hang Mioku luego de su automutilación facial:

Hang-Mioku08

Con su carrera de modelo totalmente destruida, a Mikou le quedó la opción única de trabajar en una tienda como dependiente, debiendo sufrir las burlas de los niños de su barrio, que en vista de su rostro enorme sostenido por un cuerpo delgadito empezaron a  llamarla “ventilador de pie” (que los niños son crueles cuando quieren, y hasta cuando no quieren, nadie lo duda).

A sus 48 años, Mioku entró en la mira del público coreano cuando una campaña de televisión se organizó para recaudar fondos y así poderle financiar nuevas operaciones, a fin de reducirle ese rostro hinchado. Poco a poco, los cirujanos llegaron a retirarle 60 gramos de silicona, aceite y otras sustancias extrañas de su cara, y 200 gramos de su cuello.  Obviamente, el daño era tal, que lo único que pudieron hacer fue eliminarle lo sobrante, y por eso a pesar de las intervenciones, su rostro sigue luciendo desfigurado. Éste es el resultado final:

hanmiok despueshang-mioku-07

Ésta historia no acaba aún: Mioku, dando todavía muestras de no ser consciente de su realidad, ahora dice que tiene un sueño: recuperar su rostro de nuevo. Algo que, al decir de los especialistas (y que, seamos claros, ni siquiera hay que ser especialista para comprenderlo), ya no podrá ser.

Habrán notado que hasta ahora me he negado a mostrarles cómo era el rostro de Hang Mioku antes de sus operaciones. Lo dejé para al final, lo reconozco, para causar un mayor efecto, y concientizar a todos aquellos y todas aquellas que estén pensando en operarse sobre hasta dónde se puede llegar si uno no sabe controlarse. Les presento a la antigua Mioku.

hank mioku

hangmioku antes

 

Comentarios… no sobran.


Related Posts with Thumbnails
  • Marcos

    hola quisiera conocerte

  • Ma Fernanda

    Siento mucho lo de tu familia. Te han hecho pensar q eres fea. Espero logres superarlos y q su opinión deje de importarte antes de hacerte algun daño.

  • Han

    Me da mucha lastima ppr Mioku 🙁 era una hermosa mujer, y vanilla “a las mujeres occidentales nadi les dice feas” pff antes las orientales a mi parecer son muchisimo mas hermosas! (soy una mujer occidental)

  • Silvia Marcela Vera

    Esto realmente me ha impactado como una persona puede llegar a ese extremo :s

  • Belleza anónima

    Excelente artículo, me ha hecho pensar mucho respecto a mi misma. Creo que yo tengo dismorfobia o algún otro trastorno psicológico sobre la apariencia, tengo 18 años y muero por hacerme cirugías para arreglarme todo desde que tengo memoria.

    Mi tío es cirujano plástico de rostro y cuello, quiero que me opere, pero mi familia no me deja, lo cual me da mucha cólera porque creo que ellos tienen la culpa de mi problema y creo que ha sucedido lo mismo con Vanilla Chamu y Mioku.

    Cuando era pequeña era rubia, de piel muy clara y esa es la belleza soñada en mi país, por lo que mi familia decia que era hermosa, pero luego me expusieron a un sol muy intenso y como tenía cinco años mi piel era sensible, por lo que me broncee muchísimo y producto de la exposición sin protección al sol mi piel se volvió oscura, pero de diferentes tonalidades y con manchas blancas por todo el rostro, además cambié de dentadura y tuve problemas dentales por lo que me decían que tenía dientes de burro y muchas otras cosas más, según ellos sólo jugaban, pero yo lloraba en secreto por sus bromas y en las reuniones familiares decían: “de pequeña era bien bonita, blanca y con cabello rubio” y yo ya no era rubia, ahora tenía el cabello marrón oscuro y la piel en una mezcla de marrón con negro, naranja oscuro y manchas blanquecinas, por lo que indirectamente me estaban diciendo fea. Lo decían todos los días, así que cada día me decían fea.

    Cuando tuve 11 años me mudé, pero a mis compañeras de colegio, al contrario de las anteriores, no les agradaba que fuera muy delgada, al contrario les molestaba, así que empecé a comer para engordar y ser voluptuosa porque así sería bella, me empezaron a decir que me veía bien y me motivaban a seguir.

    A los 13 años me hice un piercing en la nariz porque me dijeron que así sería más bonita; a los 14 años, todas en mi escuela eran más voluptuosas y mis profesores me decían que era muy delgada por lo que comí más, ya que según ellos me faltaba engordar las piernas, pues eran feas porque estaban muy flacas y largas, así que comí hasta engordar 10 kilos y como consecuencia me llené de estrías.

    Mi familia estaba feliz porque mi piel ya estaba clara y con los brackets mi sonrisa mejoraba, pero siempre recalcaban “Estás regresando a como eras antes, ya no estás negra, pero aun te falta” lo decían con una alegría que me costaba pensar que lo decían con una mala intención, pero ni toda mi renovada “blancura” fue suficiente cuando notaron que engordaba, me decían que estaba una cerda, mi mamá me decía que todo me quedaba horrible y que tenía una súper papada, cuando yo le decía que ella era mi madre y que debía de darme ánimos, me respondía “¿quién más que tu madre te va a decir la verdad?” por lo que ya en las reuniones familiares no añoraban mi piel o cabello, sino mi delgadez.

    Lo más curioso de esa época es que fuera de mi familia, las profesoras y chicas de mi colegio (que por sucesos futuros me di cuenta que me odiaban por sacar buenas calificaciones y exigir una educación de calidad) todos me decían que era muy hermosa, me dijeron hasta para ser modelo, cuando se lo dije a mi madre me dijo “¿Modelo? hija, tú eres fea, soy tu madre y debo decirte la verdad, sólo yo realmente te la digo… Eres fea y enana” no era alta ni lo soy ahora, llego a 1.60 m a duras penas (creo) pero yo me veía un monstruo y creía que se burlaban de mi cuando me decían bonita, por lo que comía más porque así no me sentía triste y aumenté 5 kilos más.

    Si bien, mi nariz debe ser operada porque tengo el tabique desviado por golpear mi rostro contra la pared en mi búsqueda por “meter mis dientes” cuando tenía 9 años, tengo miedo de operarme y acabar como las chicas del artículo, porque cuando me veo en el espejo hay días que amo mis ojos y luego otros en los que los odio, quiero operar mi nariz porque mis tíos dicen que sería más bonita respingada, mis orejas, frente, mentón… Todo. Ni siquiera sé como quiero quedar, pero siento que todo tiene una falla.

    Por todo lo anterior, considero que tanto Vanilla como Mioku han experimentado situaciones parecidas con su familia o amigos… tal vez no tenían la intención, pero las impulsaron a querer operarse con sus comentarios sobre el ideal de belleza o bromas.

    Yo no me he hecho ninguna cirugía, pero he golpeado mi rostro contra paredes para arreglar mis dientes, he llenado mi cuerpo de estrías, he destrozado mi cabello por querer volverlo claro y hacerme rulos como los que tenían mis compañeras de colegio, me he vendado, etc… Cuando leí de las cirugías que hacían en Corea, hasta soñé con operarme allá porque las fotos de los resultados eran asombrosas, las mujeres se veían tan hermosas, pero este artículo te muestra la otra cara de la moneda y es una cara muy triste y dolorosa, si bien ahora tengo una mejor autoestima que antes, tu artículo me ha ayudado ha darme cuenta que no sólo tengo un desorden alimenticio sino que también tengo un problema psicológico sobre mi imagen. Tal vez no tenias la intención de hacerlo, pero sin darte cuenta, has salvado muchas vidas: la mía y la de las personas que con mi testimonio quiero salvar. Gracias 🙂

  • caro

    Dios nos ha echo perfectos aunque no a la opinión publica o estándares y estereotipos pero eso es lo que menos vendría importarns , toda toda alteración que hagamos en nuestro cuerpo siempre tiene consecuencias lamntablemente malas , es horrible lo que esas chicas se hicieron la belleza es pasajera pero eso no debería preocuparnos espero que les sirva de lección a las chicas que no se aceptan tal cual son

  • anoquecoliana

    Pobrecitas, sobre todo la ultima, era realmente hermosa, no había ninguna necesidad. Pero he leído que las personas guapas, son las más inseguras incluso mas que las personas que no son tan atractivas, se ven casi obligadas a lucir siempre perfectas, no para ellos mismos sino para los demás. Es una tristeza que tengan que pasar por estos trastornos, imagino que debe ser muy feo ver como tu belleza se va, porque es lo que les pasa, al pasar de los años pierden su juventud su belleza, cosa que nadie puede cambiar, pero ellas/os lo intentan frenar para lucir siempre jóvenes. Más que la falta de autoestima, es el miedo a perder lo que ya tienen, pero querer frenarlo es imposible, la belleza exterior un día se acaba. Hacen lo posible por ser hermosas/os, y cuando se dan cuenta del daño que se provocaron ya no hay marcha atrás.

  • Mari-chan

    Creo que esto del bisturí acaba siendo una adicción. Si lo pruebas una vez y quedas contenta ya no tiene fin, incluso cuando ya empieza a desfigurarse la cara… Sobre Vanilla, su rostro se ve totalmente artifical, a mi no me gusta. Es más, parece un travesti. Lo más triste de todo es que gente que es guapa y no necesita cirugía se la haga y empeore… en fin. El caso de la otra mujer es extremísimo. Sin duda alguna, algún problema mental debía tener, porque esa obsesión suya no era normal y más a más, una persona en sus cabales no se inyectaría aceite en la cara. Realmente me da pesar la gente que llega a estos extremos, y aunque los doctores se nieguen siempre existe la vía de la clínica con métodos ilegales u_u
    Justo hoy he visto un programa donde visitan países extranjeros. En una sección mostraron la zona rica, pues de todas las señoras que salieron, todas tenían operado los labios. Todas con el labio superior más grueso que el inferior. Vamos… una monstruosidad.

  • Kaderin

    O.O Dios mío………. Era bellísima esa mujer. Tenía algo que me recordaba a Tia Carrere.
    Jesús, me parece completamente desproporcionado lo que fue capaz de hacer. Por desgracia, muchos son los casos que se dan, tanto conocidos, como completamente anónimos. Y hasta que no se le meta en la cabeza a la gente que el abuso en éste tema, como en cualquier otro, es desmedido, me temo que seguirán pasando.

    La primera chica… Duh, como bien ha quedado escrito, para los estándares occidentales, si bien es muy plástica, la verdad es que queda hasta guapa. No para decírselo, por supuesto, porque bastante tiene como para que encima se la anime, pero guapa. Y sin embargo, sigo viéndolo completamente aberrante. Yo alucino cada día más con la gente…

  • Nina-chan.

    La primera imagen parece irreal, como photoshop, porque parece la portada de un manga. Ha perdido toda expresión facial natural en la cara y parece una muñeca de plástico.

    De todos los artículos que he leído sobre la cirugía estética en Corea del Sur y Japón (aunque es válido para cualquier parte del mundo) lo que se les olvida mencionar a todos es que casi ninguna cirugía que te hagas, hasta donde yo se, es permanente. El efecto del botox dura seis meses, el lifting facial se te acaba cayendo, tras un año de hacerte una liposucción o lipoescultura es como si no te hubieras hecho nada, los implantes de pecho deben reemplazarse por unos nuevos cada diez años… por eso todas estas chicas llevan tantas operaciones a sus espaldas (y lo que les queda). En un mundo donde todo cambia, donde no sabes si el día de mañana te quedarás sin trabajo y el banco te quitará la casa porque no puedes pagar la hipoteca, ¿no os parece arriesgarse sabiendo que tienes que mantener todas esas operaciones que te hacen?. Y al final para nada porque todos vamos a acabar envejeciendo nos guste o no. Ya te puedes embadurnar la cara en la nueva crema antiedad de 1000 euros de Shiseido si quieres que no te vas a librar.

    Otra cosa que me saca de quicio es que allí en Corea se habla de hacerte una cirugía como el que va a hacerse la manicura vamos. Como si estuviera exenta de riesgos e imprevistos, el post-operatorio no doliera nada y todo fuera a ir como la seda. Toda intervención quirúrgica implica riesgos e imprevistos y aquí la gente se mete al quirófano por gusto. Piensan que a ellos no puede pasarles el rechazar un implante, la extrema sensibilidad y dolor en la zona operada, las cicatrices, la decoloración de la piel, la necrosis de los tejidos, las alergias, que la operación salga mal y acabes peor de lo que estabas… No, aquí se habla de romper y limar el hueso de la mandíbula para tener la cara en forma de V como si no existieran efectos secundarios o no necesitaras un seguimiento de por vida tras la operación, y te muestran las que salieron bien paradas (nadie habla de las que acaban como Mioku por ejemplo).

    Vanilla Chamu puede considerarse afortunada de no haberla palmado en la mesa del quirófano por un error, un accidente, una mala reacción a la anestesia, una hemorragia post-quirúrgica, una infección o una mala cicatrización por poner ejemplos. Y además de los daños físicos están los psicológicos. Hablo con conocimiento de causa porque conozco a varias a las que les han hecho un destrozo y han acabado con depresión y he visto post-operatorios y no son nada divertidos.

    ¿Que las occidentales son todas super modelos y nadie les dice feas?. JA JA JA JA.

    Me parece que necesitan ayuda. Es una verdadera pena.

    Ah, sí, a la que recomienda la película de Helter Skelter, te hice caso y la ví, y es un trauma vamos. Se parece a Cisne Negro. Al manga no me pude ni acercar. Tras dos páginas salí corriendo. Es el dibujo más feo y desagradable que he visto en mi vida.

  • Hyo_

    Esto es horrible y decir que me quedo corta. Simplemente no hay explicación para realizar semejante acto.
    No se porque, pero es doloros ver tal cosa.

  • Maria

    Que horrible. El ser humano no es conforme. Mientras siga creyedo que puede desafiar lo desconocido (lamentablemente) terminara castigandose ha si mismo. Mientras mas creas que todo lo puedes, no sera asi, seras tu propio verdugo.

  • CARLITA

    BUEN ARTICULO

  • http://zoomadream.blogspot.com/ María Casañas

    Traumatizada me he quedado… no puedo decir nada más ò.Ó

  • Stiveen

    me da dejado sorprendido lo de Mioku, a pesar de que las cirujias de vanilla sean realmente extremas, hay que aceptar que no quedo deforme como muchas suelen quedar, sorprendente….

  • kumichan

    es tan cierto….y una lastima que la mayoría de las asiáticas y asiáticos ven como modelo a seguir a los occidentales…
    los dos casos son extremos..(demasiado)…en ambos casos los tratamientos son exagerados …

    pero si nos vamos a los idols..de seguro el 90%..también se a operado..al tratar de parecer occidental……

  • Beatriz Rodríguez

    Lo de Mioku me ha dejado con un mal cuerpo tremendo… Yo creo que a todos nos disgustan cosas de nosotros mismos (tanto de nuestro físico como de nuestra personalidad). Buscamos la perfección, pero la perfección es imposible (e indeseable). Puedo entender y respaldar el operarse de una cosa muy concreta si estamos seguros de que nuestra inseguridad viene de ahí y de que, una vez arreglado eso, estaremos contentos con nosotros mismos. El problema es que nunca nos vemos bien del todo, nunca. Tengo amigas guapísimas que se ven gordas, o no les gusta su cara o sus piernas o su pecho. Nunca vamos a estar satisfechos con nuestro cuerpo. Pero es que hay que vivir con ello y aprender a querernos como somos. Sino, nos pasaremos la vida retocando cosas y acabaremos siendo alguien completamente diferente, como Vanilla Chamu, que sí, ha quedado guapa, pero no es la misma persona físicamente (y probablemente psicológicamente tampoco), o como Mioku, que perdió el control absoluto sobre su vida.
    Os recomiendo la peli Helter Skelter. No sé si ya la he recomendado antes en algún comentario, pero a mí me pareció muy interesante la forma de retratar el problema de la adicción al bisturí.

  • ina salas

    Es realmente doloroso ver cuanto podemos hacernos daños a nosotros mismos..!!

  • Ella

    Todo esto se resume en una gran falta de autoestima, pasar de ser chicas guapas a dar miedo, todo por una obsesion que solo estaba en sus cabezas.. siento verdadera lastima por ellas, sobre todo porque aun despues de todo el dolor que han tenido que pasar aun siguen viviendo en su mundo de fantasia…

    Creo que es tarea de los padres inculcarles a sus hijos desde pequenos que deben aceptarse tal y como son, que el fisico tarde o temprano se acaba pero la valia que lleguen a tener como personas con valores y sobre todo autoestima, eso les acompanara para toda la vida… y les evitara llegar a caer en situaciones tan horribles como las dos chicas de este post.

    Gracias Ronny por el post me ha parecido la mar de interesante.

  • sakicita

    … ¡¡¡qué miedo!!!

  • Carmen

    Wow Ronny, me he quedado mal por esto. Yo había visto en las noticias un poquito del caso de Mioku, pero solo unas cuentas imágenes, no sabía toda la historia detrás. Me da mucha pena que le haya ocurrido algo así y, sobre todo, que luego de todo lo que ha pasado aún no tiene una visión clara de la realidad, es muy triste.

    Supongo que los estándares de belleza que tratan de imponernos por todos lados (casi casi, lavándonos el cerebro) más el deseo desmedido de ser perfectos puede llevarnos a tales situaciones, pero creo también que no es solo eso, no soy psicóloga ni nada por el estilo, pero quizá “la belleza” reemplazaba a algo en su vida, quien sabe, por eso la obsesión… En mi caso no estoy en contra de las operaciones estéticas, pero hay límites para todo. Qué pena que de Mioku solo queda el recuerdo de quién fue.

    Y en el caso de Vanilla, aunque no ha tenido un mal final (hasta ahora), como dicen los demás, realmente se ve bastante artificial…pero ha cumplido su cometido, en la foto de cuerpo entera se ve bastante occidental, ojalá que pueda parar donde está.

    Gran entrada Ronny!

  • Macarena

    Gracias por este artículo, muy bueno.

  • http://siesdestino.com kokoni

    Quiero aclarar que hubo un problema al publicar la entrada y apareció a mi nombre, pero el post lo ha escrito Ronny, a quien, como siempre, le agradezco sus buenos contenidos. Disculpa Ronny!

  • Nerea

    Dios mío… me ha pasado como a binilla. Iba a decir que a mí la chica del primer caso no me gusta nada cómo ha quedado. La primera foto (en la que está muy maquillada como una muñeca) da bastante grimilla… y la chica a mí me parece muuuy guapa sin operar, en serio.Unos rasgos muy orientales y muy bien distribuidos. Súper guapita…
    Pero es que al ver el segundo caso…dios mío de mi vida, se me ha puesto la carne de gallina. Qué horror…y es que al ver el antes… por dios. Es que me quedo muda, no sé qué decir. Horroroso, de verdad. Qué lástima de chica! Era monísima! y no es eso sólo, sino la infelicidad permanente que tiene, porque nunca está a gusto con ella misma y ha llegado a tales extremos… inyectarse aceite de cocina… señor, es que me entran escalofríos. Genial post, de verdad.

  • Hyung

    Lo de Mioku es lo que más me ha sorprendido, al final Vanilla Chamu es una de tantas “barbies Online” de las que se han puesto de moda estos últimos años, no hay más que ver a Kota Koti o a su hermana.

    El caso de Mioku es diferente y sobre todo, escalofriante. Que una persona llegue a esos extremos da miedo. Ya no solo por el futuro que le espera por esas malas decisiones tomadas sino por el impacto que puede tener en su salud ´física y mental. Una verdadera pena…

  • binilla

    El primer caso yo no lo veo agradable para nada…me parece TAN artificial…incluso iba a decir que me parece un poco monstruosa la primera foto (me da miedo!)….pero al ver el segundo caso se me ha hecho un nudo en el estomago y me han dado ganas de llorar y al ver las últimas fotos…como era esa chica en realidad….DIOS….no se que decir. Una pena y estoy sobrecogida. Gracias por este post. Ojalá la gente tome conciencia….

  • Cindy

    wow Dios que crueles han sid con sigo mismas, Mioku era hermosa osea ella era super linda pero la enfermedad por pasarse conla cirugia la volvio un monstruo 🙁 que pena arruino su vida

  • Ana Hanny

    todas keremos ser bellas y esta bien la dieta y el ejersicio pero el renegar lo k eres no se….. yo soy mexicana y tiendo a ser cachetona y caderona y se k kisa eso jamas le guste a un coreano, pero tambien se k soy bella tal y como soy k si intento bajar de peso pero siempre ay k entender k la sociedad nunca estara contenta asi k a amarse chicas en mi opinion es la mejor solucion para ser ermosas

  • Ana Hanny

    a las occidentales menos feas tambien no los dicesn y yo cre o k en ambos casos necesitan psicologos la magia esta en amar a kien eres y entender k cada raza es distinta, k chistoso k ellos amen lo occidental y yo prefiera ombres de alla wejejejej

  • Renata

    Mioku era hermosa! y también Vanilla Chamu, es triste que ni ellas mismas sepan lo enfermas que están. Esto asusta y preocupa, sólo me lleva a pensar por qué la belleza es tan importante ahora en día que la salud es insignificante. Triste que a eso se reduce la vida de much@s

  • nicole

    O.o nisiquiera tengo palabras

  • Reiko

    Estas obsesiones en particular no tienen fronteras. Desde siempre las personas (sobre todo las mujeres) se han sometido a métodos drásticos para conseguir verse o que alguna parte de su cuerpo se vea según lo dicta la moda en esos momentos. En otros tiempos se usaban otros métodos como usar zapatos muchos más pequeños para que tus pies adopten esa forma, los corceles, etc. Ahora con la cirugía todo es posible de forma más o menos rápida (aunque no sin mucho dolor y esfuerzo). Es normal tener algo en nuestro cuerpo que no nos gusta y aquel que se lo quiera cambiar y se lo pueda pagar adelante! Pero todo tiene un límite, el problema llega al no verlo o abusar de él.

    Estas chicas (no sólo las del ejemplo) son victimas de la sociedad como todas. En un momento se hacen algo y todos les dicen “Ha estás muy guapa, te queda muy bien, perfecto” y luego se hacen otra cosa y le siguen lloviendo los comentarios positivos, porque lo queramos o no, aquí, en Korea, Japón y en todo el mundo esto es incentivado (inconscientemente y no tanto lo apoyamos porque aunque no nos guste la cirugía al una persona hacerse un “retoque” y decirle que le queda bien y ya estamos apoyando este tipo de comportamiento) por la sociedad, con lo que llega un momento en que estas chicas no saben cuando parar, siempre quieren algo más, siempre se ven un defecto, algo que podría ser mejorado. Es justo como la anorexia: las chicas comienzan a bajar de peso y comienza a ver resultados, la gente las felicita, etc, y ellas siguen bajando y bajando de peso. Llega un momento en que la gente les dice que paren, pero ellas no lo ven, piensan que si siguen bajando de peso se verán aún más guapa y no pueden pasar.

    Estamos hablando de problemas más serios. Ellas no saben cuándo parar porque siguen viendo cosas que mejorar. Cosas que tú no ves pero que para ellas es muy real. Son casos muy tristes pero inevitables en una sociedad como la que vivimos y sobretodo en aquellas sociedades en las que al tener tanta influencia occidental el ideal de belleza se vuelve imposible de conseguir para personas asiáticas.

    Estas malformaciones también suceden mucho en este lado del charco sólo que los/as occidentales se trabajan más el cuerpo que la cara y es ahí ,más fácil ocultad detallitos que en la cara.

  • anama

    De verdad que es un tema muy delicado desordenadamente eso es a lo que los medios nos han llevado hoy día, creer que si una mujer no es 90 60 90 es imperfecta y han creado un standar de belleza muy peligroso,no critico a quienes se hacen uno que otro retoque (yo no lo he pensado me muero del miedo) pero cuando esto raya en la obsesión es ahí donde se vuelve un arma de doble filo. Solo espero que todas nos sintamos bonitas,feminas, queridas y admiradas sin tener necesidad de llegar a estos extremos.

  • Cristina López

    Un gran articulo!Como siempre superandote 🙂

    la verdad esq da mucha pena que la gente tenga ese tipo de enfermedades psicologicas….nohay que mirar mas allá de Ayumi que es otra que tal anda con las cirugias aqui para allí. Pero bueno unas q quieres ser occidentales y otras quieren ser orientales. Es muy triste sentir q una no se quiera a si misma tal y como es.

  • princhipessa

    No sé que decir, querida Kokoni… me has dejado sin palabras

    Mmm… debo decir que es muy triste observar este tipo de casos, cómo una mujer tan hermosa pudo convertirse en lo que es hoy actualmente. Quiero decir que, creo que no nos damos cuenta de las concecuancias hasta bien entrado el problema, y es realmente triste.

    Seamos sinceras, qué mujer no desea verse bien? pero chicas… pido que por favor, antes de someterse cualquier intervención quirurgica, antes de recurrir al bisturí, estemo seguras de que lo queremos y que lo haremos por nosotras mismas, estando consientes de las consecuenicas que esto puede traer y la madurez con la que hay que contar para poder tomar la decisión de forma responsable. Querámonos un poco más, cuidemos nuestro cuerpo y por nada del mundo lo hagamos objeto de experimentación. Somos hermosas!!

  • Aviso

    En este blog puedes opinar libremente, pero respetando siempre las opiniones de los demás y de quienes escribimos en él.
    Si vais a tomar noticias/traducciones/… de la página os rogamos deis créditos claros, con enlace directo. Esperamos no ver nuestras palabras por otros blog, como si fueran propias.
    Licencia de Creative Commons
    Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

  • Subir