SeDient@s con talento: Si es destino

octubre 16, 2010 a las 21:00 , por Jeannelok


Aunque esta entrada la publica y la ha escrito totalmente Jeannelok, creo que me toca la presentaci√≥n ūüôā
Normalmente no soy de fanfics, y mucho menos en un blog para tratar las noticias. Es m√°s, en ocasiones he dicho que no a publicar alguno. Sin embargo, creo que en la secci√≥n que abrimos recientemente, SeDient@s con talento, tienen cabida muchas cosas diferentes mientras se muestre vuestra calidad (por cierto, vuelvo a recordaros que cualquier cosa que quer√°is compartir con nosotros (baile, canci√≥n, escritura, dibujo… todo!) pod√©is envi√°rnoslas al correo)

As√≠ pues, a continuaci√≥n os dejo con el 1er fanfic de SeD, escrito por Jeannelok. Espero que lo le√°is y coment√©is qu√© os parece. A m√≠ personalmente, despu√©s de leerlo, se me qued√≥ una sonrisilla m√°s tonta en la boca…

Kokoni

.

.

“A medida que se desvanece el paisaje actual‚Ķla memoria lo embellece con una mano de pintura…D√≠a tras d√≠a, se renuevan nuestras c√©lulas. Evolucionan y se degradan. No queda ni la sombra de lo que fuimos anta√Īo. Y la pregunta es… si dentro de unos a√Īos quedar√° rastro de nuestra existencia…aunque sean los fragmentos…”

Reloj de Arena (Hinako Ashihara)


Si es destino


Debutaban en un par de semanas, por eso podía permitirse todavía el viajar en metro sin ser reconocido por nadie. Quería aprovechar aquello mientras pudiera, porque sabía a ciencia cierta que a partir del 25 de mayo le iba a ser totalmente imposible. Incluso sin haber presentado el videoclip o mostrar su rostro en el escenario, ya había algunas personas que le reconocían por la calle pero solía ser cerca de la SM  por lo cual siempre bajaba una parada antes de lo que sería recomendable, para que no se formara un jaleo en el metro: es preferible prevenir que curar, se decía.

Estaba sentado cerca de la puerta, con las piernas juntas y encima de ellas su mochila, sujet√°ndola para que no cayera. A aquellas horas no hab√≠a mucha gente en el metro y lo agradec√≠a para poder acomodarse en un asiento, a veces permiti√©ndose incluso echar una peque√Īa cabezada. Aquellos d√≠as estaban durmiendo bastante poco, entre los ensayos y los nervios.

Jin Ki se aferr√≥ m√°s a la mochila cuando se dio cuenta de en qu√© parada se encontraban y contuvo el aliento durante unos instantes, permiti√©ndose soltarlo finalmente cuando la vio subir. Era ella, siempre a la misma hora, en la misma estaci√≥n, sub√≠a al mismo vag√≥n. Al principio ni se hab√≠a dado cuenta, pasado el primer mes le hizo gracia aquella exactitud, y en aquellos d√≠as si no la ve√≠a sent√≠a que le faltaba algo ‚ÄĒa veces incluso hab√≠a tomado el metro del fin de semana a aquella hora aunque no le hiciera falta para ver si se encontraba con ella‚ÄĒ. Se preguntaba a s√≠ mismo a qu√© ven√≠a aquella extra√Īa necesidad, sin embargo no hallaba respuesta alguna y simplemente segu√≠a manteniendo la rutina, sinti√©ndose aliviado al verla y pregunt√°ndose qu√© har√≠a a partir de finales de mes, cuando se viera obligado (aunque √©l no quisiera dejar de coger ese transporte p√ļblico, la compa√Ī√≠a le forzar√≠a a ello) a no tomar m√°s el metro.

La chica se dirigi√≥ a la barra del centro y se agarr√≥ a ella. No ten√≠a muchas paradas as√≠ que no sol√≠a sentarse, incluso bajaba antes que √©l que se hab√≠a subido un par antes. La observ√≥ de reojo mientras ella manten√≠a su vista clavada al frente, viendo el paisaje pasar a una velocidad vertiginosa. Llevaba el cabello casta√Īo oscuro recogido en un mo√Īo desenfadado, pues se escapaban algunos mechones ondulados del mismo. Se hab√≠a puesto unas gafas de sol que ocultaban aquellos ojos que Jin Ki tantas veces hab√≠a examinado, el izquierdo m√°s peque√Īo que el derecho, ambos de un profundo color negro que no hab√≠a visto (o notado) en ninguna otra persona. Su boca, pintada de un color claro, parec√≠a estar totalmente cerrada pero √©l pod√≠a ver que la manten√≠a liger√≠sima entreabierta para dejar escapar el aire e incluso adivinada un poco del blanco de sus dientes. No ten√≠a un rostro particularmente hermoso, pero s√≠ agradable a la vista, al menos eso cre√≠a √©l.

El cuello era largo y esbelto, acorde con su altura y sus brazos y piernas largos y finos. El pecho, peque√Īo pero firme, se mov√≠a a un ritmo invariable, subiendo y bajando ligeramente. Llevaba una chaqueta fina de color arena sobre una sobria camisa blanca, y los pantalones iban a conjunto sobre la chaquetilla. Los zapatos eran aquellos que sol√≠a llevar: negros y de tac√≥n, sencillos pero pr√°cticos. Aunque en aquellos momentos no se ve√≠a, √©l sab√≠a que en su tobillo ten√≠a un tatuaje de una mariposa y unas flores. En la mano con la que no se aferraba a la barra portaba un malet√≠n oscuro, seguramente necesario para ir a trabajar.

El muchacho sab√≠a que era mayor que √©l, o al menos lo aparentaba bastante y no es que √©l pareciera m√°s joven de lo que era. Desde que hab√≠a comenzado en su interior aquel ritual de, si lo pensaba, pr√°cticamente espiarla, ten√≠a ganas de acercarse a ella y decirle algo, lo que fuera, saludarla, no obstante‚Ķ ¬Ņno ser√≠a aquello demasiado extra√Īo? Pero no pod√≠a evitarlo, se sent√≠a irrefrenablemente atra√≠do por ella, como los imanes de polos opuestos se lanzan el uno sobre el otro sin importar cu√°nto los separes. Por las noches a veces fantaseaba c√≥mo acercarse a ella y hablarle, ¬Ņqui√©n iba a decirle‚Ķque aquel ser√≠a el d√≠a?

Llegaron a la parada donde ella se bajaba, y se acerc√≥ a la puerta para salir, coloc√°ndose justamente al lado de su asiento, dejando que el aroma de colonia femenina y suave se introdujera por sus orificios nasales. Baj√≥ t√≠midamente la vista, observando de repente que el tac√≥n del zapato de la muchacha ten√≠a algo extra√Īo y al darse cuenta de que estaba a punto de romperse, se puso en pie de un salto, agarrando la mochila para que no saliera disparada, justo a tiempo para evitar que al moverse para salir por la puerta se cayera al romperse el tac√≥n y desequilibrarla. La sostuvo por los hombros cuando ella se balance√≥ hacia atr√°s al perder el equilibrio y al darse cuenta no pudo evitar sentir c√≥mo las orejas se le sobrecalentaban. Por suerte, la chica consigui√≥ recomponerse y se volvi√≥ hacia √©l, dispuesta a agradecer a su salvador que evitara que se desnucara, sin darse cuenta de que las puertas tras ella se cerraban e iba a pasarse su estaci√≥n. Obviando lo que ella quisiera decirle, Jin Ki la agarr√≥ de la mu√Īeca, intentando olvidar su propia timidez, y tir√≥ de ella hasta que estuvieron abajo, sujet√°ndola con cuidado para que no cayera.

Durante unos instantes, mientras el metro se marchaba, se quedaron en aquella postura, la chica apoyada sobre su pecho mientras él la sujetaba de nuevo por los hombros. Finalmente se separaron, los dos más acalorados de lo que era normal.

-¬ŅTe he hecho da√Īo? Lo siento.-se disculp√≥ repentinamente √©l al darse cuenta de que hab√≠a sido muy brusco.

-Me has ayudado, ¬Ņpor qu√© deber√≠as disculparte? Pero oh‚Ķ ¬Ņdeb√≠as bajarte tambi√©n aqu√≠?-cayendo en la cuenta de que no era su parada al decirlo la chica, observ√≥ la estaci√≥n desorientado- ¬°No! ¬°¬ŅVes?! Deber√≠a disculparme yo.

-No te preocupes, no tardará en pasar el próximo.-intentó esbozar una sonrisa en su rostro para quitarle hierro al asunto, pero supuso que no lo había hecho adecuadamente al ver el semblante de la chica.

-Pero…

-De verdad, no tengo prisa as√≠ que no pasa nada por haberlo perdido.-en realidad tampoco iba sobrado, sin embargo aunque al llegar le hubiera esperado una rega√Īina habr√≠a valido la pena ya que hab√≠a conseguido hablar con ella. Observarla en silencio de aquella manera le hab√≠a hecho imaginarse que era m√°s un espejismo que una persona y que el poder hablar con ella era algo semejante a imposible.

Pero gracias a un tacón roto, incluso sabía que los hombros de la chica se adecuaban a la perfección a sus manos.

-A pesar de todo‚Ķtengo que agradec√©rtelo cuando tengamos un momento. D√©jame un momento tu tel√©fono-musit√≥, tendiendo su mano. √Čl no dudo y lo extrajo del bolsillo del pantal√≥n, y tras trastear unos segundos enseguida se lo devolvi√≥-. Ese es mi tel√©fono, y me he apuntado el tuyo-coment√≥, mostr√°ndole la pantalla de su m√≥vil donde estaba su propio n√ļmero. El chico observ√≥ su aparato y en √©l ley√≥ Moon Min Jung, dibujando inconscientemente una sonrisa al leerlo-, ¬Ņc√≥mo te llamas?

– Jin Ki. Aunque tambi√©n puedes llamarme‚Ķ-no, no. Si ella ten√≠a que conocerle por un nombre, que fuera el de verdad no el que sus compa√Īeros y el resto de Corea emplear√≠an- Lee Jin Ki.

-¡¡Onew, a la derecha!!-exclamó molesta la profesora de baile. Llevaba todo el día fallando en el baile por andar en las nubes y no era algo que se pudieran permitir. Sus amigos no se lo echaban en cara ni mucho menos, pero él era el líder y debía aprender a controlarse, porque además aquel baile se lo sabía perfectamente. Debía centrarse, sacar a la hermosa chica, de hermosos ojos, hermosos labios y hermoso nombre de su cabeza y centrarse en mover los pies y las manos adecuadamente. Alejar aquel olor de perfume que le transportaba a mundos inexplorados cuando el recuerdo regresaba a sus orificios nasales, separar su mente de la necesidad de agarrar su teléfono móvil y llamarla para quedar. No era el momento ni el lugar-Vamos a hacer un descanso.-todos estaban exhaustos, y su poca concentración no ayudaba, así que tuvieron que detenerse. Se sintió culpable, mas aquello no mitigó la emoción y alegría que por otro lado, sentía.

-¬ŅEst√°s bien?-uno de sus compa√Īeros, el mayor del grupo despu√©s de √©l mismo, Jonghyun. Le tendi√≥ una botella de agua mientras se sentaba a su lado, ambos apoyados en la pared.

-Lo siento, yo…

-No te he pedido una disculpa-le reprendió el otro chico, bebiendo de su botella y sin mirarle-. Te he preguntado si estás bien.-era la segunda vez en aquel día que le decían que no debía disculparse.

-Estoy bien-asintió-. Muy bien.

-Confiar√© en tu palabra. As√≠ que me alegro. No pasa nada por equivocarse, todos lo hacemos, ¬Ņte das cuenta que el movimiento ese con la mano no me sale nunca? Uff‚Ķ-suspir√≥, ech√°ndose a re√≠r despu√©s. Aquello arranc√≥ una sonrisa a su l√≠der, que sinti√≥ el peso de la culpabilidad m√°s ligero y asinti√≥ con la cabeza.

-S√≥lo es por hoy. Ma√Īana lo har√© mejor que bien.

Y as√≠ fue. Al d√≠a siguiente, Jin Ki no cometi√≥ ni un solo error en su baile. Era un chico de palabra, y adem√°s cuando antes terminasen de ensayar antes saldr√≠a y podr√≠a quedar con ella. Como siempre, se hab√≠an visto en el metro. Obviamente, √©l ya sab√≠a que eso iba a suceder, sin embargo la muchacha ri√≥ divertida, comentado que de haber sabido que volver√≠an a encontrarse quiz√° no hubiera hecho falta el intercambio de n√ļmeros de tel√©fono ‚ÄĒconsigui√≥ mantener un grito de negaci√≥n en su interior al escucharle decir aquello‚ÄĒ. Le pregunt√≥ si aquella tarde iba a estar libre y √©l asinti√≥, dici√©ndole que no sab√≠a a partir de qu√© hora iba a ser, pero que lo estar√≠a, y ella le propuso que la llamara cuando as√≠ fuera.

En cuanto terminaron, se fueron a la ducha y √©l se lav√≥ en tiempo r√©cord, despidi√©ndose de los dem√°s quienes todav√≠a estaban dentro a base de gritos. Cogi√≥ la mochila y sali√≥ corriendo y feliz al exterior, olvid√°ndose que incluso a altas horas de la noche y sin que a√ļn hubieran debutado ya hab√≠a fans esper√°ndolos. Por suerte pudo esquivarlas sin mayor dificultad y cuando estuvo del todo a salvo de miradas curiosas, llam√≥ a Min Jung y qued√≥ con ella en una plaza que hab√≠a a un par de paradas de all√≠.

Cuando lleg√≥, la encontr√≥ sentada en un banco. Iba vestida diferente a como le ten√≠a acostumbrado, seguramente porque se hab√≠a cambiado la ropa de trabajo antes de salir. Vi√©ndola se hab√≠a dado cuenta enseguida de que era una chica que cuidaba mucho su aspecto, pulcra y sin imperfecciones de ning√ļn tipo (salvo el tac√≥n roto). A pesar de la diferencia de estilo, segu√≠a manteniendo un aire de elegancia y cuando se fij√≥ en s√≠ mismo, por primera vez se avergonz√≥. Realmente parec√≠a un cr√≠o a su lado y se qued√≥ est√°tico, midiendo la distancia que hab√≠a entre su enso√Īaci√≥n y √©l, con su cabello oscuro, flequillo de lado, su chaqueta y camiseta anchas y de colores, sus pantalones tejanos desgastados. Quiso darse media vuelta, llamarla y disculparse por no poder acudir, justo cuando la chica repar√≥ en √©l y alegremente se levant√≥ y agit√≥ la mano en el aire, que pareci√≥ golpearle y tambalearlo.

Era tan hermosa.

Se acercó hasta donde él estaba, mostrando aquella retahíla de blancos dientes y él sintió un enorme bicho removerse en su interior. Si no la hubiera tenido delante, seguramente habría vomitado debido a los nervios que estaba sintiendo y le aturdían hasta marearlo.

Oh…tenía unos labios tan apetecibles…

¡Pero debía centrarse! Ella estaba hablando, con una voz suave, melosa, ella…

-…un café.

-Sí, café…está bien…

-¬ŅEntonces no quieres cenar?

-¬ŅEh?-la observ√≥ desconcertado y ella le mir√≥ de la misma manera, ech√°ndose a re√≠r t√≠midamente a continuaci√≥n- Oh, perdona, yo‚Ķ

-No te preocupes. Te preguntaba si quer√≠as ir a cenar y despu√©s hacer un caf√©, o simplemente tomar un caf√©. Aunque eso √ļltimo lo dec√≠a en broma a ti te ha parecido bien‚ĶNo sab√≠a que te desagradaba tanto mi presencia.

-¡No, no es así! ¡Me encanta! Eeeeh…-al darse cuenta de lo que había dicho, notó las orejas arderle y se maldijo. No estaba acostumbrado a tratar con chicas, y si ya las demás le podían nervioso, ella…ella…

-Vamos a cenar. Es mi invitación de agradecimiento.

-Pero yo no quiero que…-iba a continuar, pero la muchacha se dio media vuelta y comenzó a caminar por lo que tuvo que callarse y seguirla.

-¬ŅD√≥nde quieres ir?-a √©l le daba igual, cuanto m√°s barato mejor, pero al no responderle ella sigui√≥ hablando-No, s√© que querr√°s ir a cualquier lugar de comida r√°pida para que nos salga bien de precio, pero ¬Ņqu√© clase de agradecimiento ser√≠a ese? Adem√°s, hoy he cobrado un extra por lo cual no debes preocuparte.

-¬ŅDe qu√© trabajas?-pregunt√≥ subidamente √©l. La chica se detuvo en ese preciso momento delante de la puerta de un restaurante, se volvi√≥ a √©l y le sonri√≥ antes de responder.

– Maquilladora. En realidad a√ļn no soy del todo profesional, pero puedo decir orgullosamente que soy de las mejores de mi promoci√≥n-oh‚Ķle pegaba-. No s√© si te habr√°s fijado uno de estos dos d√≠as, pero suelo llevar un malet√≠n-claro que se hab√≠a percatado, aquellos d√≠as y todos los anteriores-. Me gusta tener im√°genes de aquellos que voy a maquillar para estudiar en casa que tipo de maquillaje les ir√° bien y as√≠ es todo m√°s sencillo. Adem√°s, a veces prefiero llevar algo de material propio para prevenir, ¬Ņentramos?-cambi√≥ de tema, se√Īalando con la cabeza el restaurante al que acababan de llegar. √Čl la sigui√≥, nuevamente avergonzado ante la diferencia entre ella y √©l.

Dos mundos completamente dispares.

El restaurante era elegante, tranquilo y sencillo. Los colores predominantes en la entrada eran el granate y el cobrizo, con una luz suave, sin embargo una vez se entraba y ascendía por unas escaleras el comedor en sí, lleno de mesas redondas en los centros y triangulares a los lados, estaba plagado de colores claros y decoración por el techo, haciendo que el cambio fuera algo brusco pero no desagradable. Les condujeron hasta una mesa apartada e íntima, lo cual todavía le puso más nervioso.

-Me gusta mucho este sitio-explicó ella-. Es tranquilo, agradable y se come muy bien.

-Nunca había venido aquí.

-Espero que te guste y repitas, entonces-miraron la carta y Jin Ki pidi√≥ a la chica que escogiera algo para los dos, ya que era quien iba a pagar (no podr√≠a haberse negado, ya que no llevaba nada encima). Poco despu√©s se encontraban cenando el uno frente al otro, √©l sintiendo que las manos le sudaban exageradamente y evitando mirarla lo m√°s posible para poder seguir actuando como una persona-. Me parece que no te gusta mi compa√Ī√≠a, ¬Ņantes has mentido?-termin√≥ diciendo ella, dejando a un lado los cubiertos y los palillos.

Р¡No, no es eso! Es que…yo…

-¬ŅSabes qu√©? Yo s√≠ ment√≠. Antes, cuando hice ver que no sab√≠a que nos volver√≠amos a ver en el metro. La verdad es que‚Ķ-apart√≥ el rostro para evitar que la viera, pero a Jin Ki no se le escaparon sus mejillas tintadas de un suave color rojizo- Sab√≠a que nos encontrar√≠amos, porque desde hace tiempo me vengo fijando en que coincidimos en el metro‚Ķ

-¬ŅT√ļ tambi√©n?-musit√≥ √©l sin darse cuenta.

-‚Ķ ¬ŅC√≥mo?

-Esto‚Ķ ¬Ņte puedo ser sincero? Tambi√©n sab√≠a que √≠bamos a coincidir. Mismo metro, misma hora, misma parada‚Ķdesde hace tiempo‚ĶDebo parecerte un pervertido o un acosador dici√©ndote todo esto, pero‚Ķ

-¡No!-esta vez era Min Jung la que se agitaba para intentar aclarar algo- ¡Todo lo contrario! Yo…hacía lo mismo. Tenía miedo de que te sonara raro, sin embargo tenía que decírtelo. Pero fíjate…al final los dos escondíamos el mismo secreto.-por primera vez en toda la noche, Jin Ki se animó a levantar la vista y clavarla en ella, encontrándose con que la chica hacía lo propio. Se quedaron unos largos, interminables, segundos observándose de aquella manera, aunque ninguno pareció darse cuenta de que lo estaba haciendo. Sin comer, en silencio, perdidos el uno en la inmensidad del otro.

Despu√©s de aquella charla donde ambos se hab√≠an sincerado, se encontraban en el metro y se miraban en silencio despu√©s de saludarse, cada vez disimulando menos, cazando el uno las miradas del otro. Por su parte, Jin Ki sab√≠a que deb√≠a confesarle que en pocos d√≠as ya no podr√≠a volver a hacer aquello, y quiz√° tampoco podr√≠an quedar por las tardes y mantener aquellas agradables conversaciones llenas de risa y felicidad, porque √©l‚Ķ√©l‚Ķ Nunca sab√≠a c√≥mo proseguir llegados a ese punto. Le sonaba extra√Īo (y prepotente) decir que iba a convertirse en un √≠dolo y que a partir de entonces, sus relaciones y comunicaciones con gente externa a la compa√Ī√≠a iban a ser dif√≠ciles. Adem√°s, sent√≠a que si se lo dec√≠a a ella ser√≠a como record√°rselo a s√≠ misma y obligarse a alejarse de la muchacha‚Ķpero √©l‚Ķno quer√≠a hacer aquello. A medida que pasaban los d√≠as, la idea se le hac√≠a m√°s indeseable.

Si sin conocerla, sólo observándola, admirándola…había llegado a quererla y desearla, desde que Min Jung se entrometió tan naturalmente en su vida no había instante en que su corazón no latiera con fuerza salvaje al pensar en ella. Un torbellino de emociones que le arrastraba a querer estar con ella todas las horas del día, sin importar si ella sentía lo mismo o bebía los vientos por otra persona.

Entonces, ahora que lo que sent√≠a hab√≠a pasado de una vana ilusi√≥n, un sue√Īo, a una realidad m√°s cercana y tangible‚Ķ ¬Ņc√≥mo iba a permitirse √©l romper esa perfecci√≥n?

Llevaba días rompiéndose la cabeza con aquello, pero no lograba encontrar una solución. Y el fatídico día 25 se acercaba, sólo quedaban seis días para llegar. Aquella tarde-noche habían estado paseando sin una dirección fija, hasta que llegaron a un parque oscuro, sencillo pero bonito. Caminaron por él, encontrándose de vez en cuando con alguna persona, siempre parejas cogidas de la mano, hablándose dulcemente o en algunos pocos casos, besándose. Jin Ki comenzó a acariciarse un brazo sin darse cuenta al ver aquello, poniéndose cada vez más y más nervioso. A su lado, Min Jung detuvo también la conversación quedándose ambos envueltos por el silencio, incapaz de mirarse el uno al otro.

No hacían falta palabras, ni explicaciones. Entendían por qué estaban así de nerviosos, y no era porque les cohibiera ver tantas parejas, al menos no lo harían tanto de no ser por la atracción mutua que sentían. Por cuando sus manos se rozaban al caminar y durante un instante las apartaban confusos, pero enseguida las volvían a dejar caer muertas al lado de su cuerpo para volver a buscar el calor del otro; por cuando se lanzaban miradas furtivas mas profundas; por cuando…

Min Jung se detuvo de repente, cogi√©ndolo de la manga de la chaqueta para que √©l no continuara caminando tampoco. Manten√≠a el rostro bajo, como si hubiera encontrado alguna cosa de lo m√°s interesante en el suelo. √Čl dirigi√≥ la vista hacia el mismo lugar hasta que ella levant√≥ la cabeza de golpe y lo encar√≥, decidida.

-Sé que los dos estamos pensando en lo mismo, y sé que es raro que la chica dé el primer paso, quizá te parezco una atrevida, una persona precipitada, pero ya no aguanto más…-comenzó a hablar, cada vez más rápido a causa de los nervios.

Hacía una semana que habían comenzado a interactuar, y en esos pocos días ambos habían confirmado lo que durante aquel tiempo de silencio ya habían sospechado.

Hacía una semana que se habían dignado a dirigirse la palabra. Jin Ki la agarró por los hombros, aquellos que y anotó días atrás que estaban perfectamente moldeados y pincelados para que él los acogiera entre sus manos con dulzura. Acercó su rostro al de la chica, quien poco a poco le imitó a la hora de cerrar los ojos, y después de una semana de pedirlo a gritos el uno al otro con la mirada, se besaron.

¬ŅPod√≠a desear √©l que la enso√Īaci√≥n hecha realidad durara para siempre?

Al d√≠a siguiente el joven te√≥ricamente no iba a encontrarse con ella en el metro, pues era fin de semana. No obstante, se subi√≥ como rutina diaria y al llegar a la parada de ella, levant√≥ la vista con ilusi√≥n d√°ndose cuenta de repente que el s√°bado y el domingo no se la encontrar√≠a. Si lo hab√≠a hecho antes, cuando no sab√≠a c√≥mo era su voz, su nombre o su profesi√≥n, ¬Ņqu√© iba a imped√≠rselo ahora que conoc√≠a sus labios?

Suspir√≥ abatido y baj√≥ la mirada, sintiendo que alguien se sentaba a su lado. De repente aquella persona levant√≥ su mano y la dirigi√≥ a la suya propia, que descansaba como siempre que lograba encontrar un asiento libre, sobre la mochila en sus rodillas. La coloc√≥ sobre ella y entrelaz√≥ los dedos con los suyos, unos dedos largos y finos de perfectas u√Īas que √©l acogi√≥ entre los suyos y acarici√≥ con la otra mano.

-Tenía la esperanza de que hoy…fuera como cada día.

-Yo…para mí también…deseaba eso.-se sonrojó al decirlo, incapaz de mirarla todavía. Cuando menos se lo esperaba, de repente levantó su gorra y sin previo aviso le besó. Primero él no supo reaccionar, pero de alguna manera supo reconocer cada rincón de su boca y cómo jugar con su lengua.

-¬ŅPor qu√© me haces esto?-pregunt√≥ la muchacha, cuando se separaron para respirar m√°s que por desearlo.

-Pero‚Ķhas sido t√ļ quien‚Ķ

-Justamente por eso‚Ķ-musit√≥ ella, solt√°ndole la mano. √Čl esta vez se atrevi√≥ a mirarla, y se la encontr√≥ tap√°ndose el rostro avergonzada- Yo no hac√≠a estas cosas, y sin embargo t√ļ no haces nada‚Ķpero yo tengo tantas ganas de‚Ķtocarte y besarte‚Ķha sido tanto tiempo dese√°ndolo en silencio‚Ķ ¬Ņno entiendes todo esto que provocas en m√≠?

– Es imposible‚Ķ ¬Ņc√≥mo vas a sentirte igual que yo? T√ļ, tan genial, y yo tan‚Ķ-se mir√≥ a s√≠ mismo, como si lo que trataba de decirle fuera algo tan obvio. Ella le vio como si no le comprendiera o no quisiera hacerlo.

-La primera vez que me fij√© en ti, fue cuando un d√≠a de lluvia el metro estaba muy lleno y pediste a unos chicos con muy malas pintas que dejaran a una mujer embarazada sentarse. Tus manos temblaban, pero no dudaste al decirlo. La segunda vez, estaba sentada frente a ti y mientras manten√≠as la cabeza gacha como ahora vi que se te escapaba una sonrisa. Era t√≠mida, discreta‚Ķpero al verla, mi coraz√≥n comenz√≥ a latir muy r√°pido-aquella vez hab√≠a sonre√≠do avergonzado al tenerla en frente, ret√°ndose a s√≠ mismo a ser capaz de levantar la vista y mirarla fijamente, sin temer nada. En realidad no recordaba cu√°l de las veces en que ella se le hab√≠a sentado delante deb√≠a hacer sucedido eso, pero de lo que s√≠ estaba seguro es que la raz√≥n era esa-. A partir de entonces, no pude evitar fijarme en ti, descubriendo aquella sonrisa algunas otras veces, verte mover el pie a ritmo de la m√ļsica de tu reproductor, alguna vez cre√≠ verte mir√°ndome y me dije que era imposible, aunque continu√© fantaseando con ello‚Ķdeseaba que el chico que se escond√≠a bajo la gorra me mirase de verdad y me dedicase una sonrisa, pero una de verdad, grande, bonita, llena de felicidad‚ĶTodo eso y m√°s me has hecho sentir y desear‚Ķ¬Ņno te has sentido t√ļ as√≠? Que este sentimiento s√≥lo lo tuviera yo ser√≠a la √ļnica cosa que nos har√≠a distintos. Todo lo dem√°s‚Ķno importa.- Jin Ki abri√≥ la boca y la volvi√≥ a cerrar autom√°ticamente sin decir nada, cual robot.

Las palabras de la muchacha le habían conmocionado y emocionado más de lo que nunca nada lo había hecho ninguna otra cosa. Sin embargo, mientras resistía el impulso de ponerse a gritar y saltar en el metro a causa de tanta felicidad, se dio cuenta de que todavía tenía que contarle que las cosas iban a ponerse difíciles, pues el mundo del ídolo era difícil en cuanto a las relaciones: para ser famoso, tenía que renunciar a algunas cosas.

Sin embargo, no quería renunciar a ella. Si la muchacha aceptaba estar a su lado a pesar de todo…iba a luchar contra viento y marea.

-¬ŅPuedo pedirte un favor?-desde luego, la sorprendi√≥, porque seguramente ella no se esperaba aquello despu√©s de su confesi√≥n- El d√≠a 25‚Ķ ¬Ņpuedes ver el Popular Songs que emitir√° la SBS? No te pido que asistas, porque no s√© si te gustar√≠a y ni si quedan entradas para el programa. Pero m√≠ralo aunque sea por televisi√≥n, gr√°balo si hace falta‚Ķ

-Está bien. Lo haré, no te preocupes.

-Y después de eso…te llamaré.-justo mientras decía eso, llegó a su parada. La chica no tenía por qué coger el metro, así que no había bajo donde generalmente lo hacía y se quedó allí de pie despidiéndose desde el cristal, resistiendo ambos las ganas de quedarse juntos. Pero él le había dicho que trabajaba, y que era mejor que ella regresara a su casa.

√Čl era Onew, el l√≠der. As√≠ le conoc√≠an en la compa√Ī√≠a, entre sus amigos y as√≠ le iba a conocer el resto del pa√≠s. Suspir√≥ profundamente y se palme√≥ el rostro. No pod√≠a dudar, ni fallar. Acomod√≥ el sombrero marr√≥n en su cabeza y miro a sus compa√Īeros, con quienes ya hab√≠an dado el grito de guerra.

Poco despu√©s, se encontraba ante un mont√≥n de gente, en su gran parte chicas, que gritaban extasiadas su nombre entre otras palabras como el nombre del grupo, y a pesar de los nervios, el baile, el sudor‚Ķpudo verla. Aunque le dijo que no hac√≠a falta, la chica se hab√≠a conseguido una entrada para estar entre el p√ļblico y le observaba en silencio, mir√°ndolo fijamente, s√≥lo a √©l como si fuera el √ļnico que estaba en el escenario, brillando m√°s que la estrella de luces detr√°s de √©l.

Y aunque para él era igual, sólo pudiendo verla a ella, no podía despistarse y pedir el ritmo de la canción, dejar de cantar o bailar, tampoco podía borrar la sonrisa de felicidad de su rostro (podría decir que era una fingida, pero en realidad estaba sinceramente feliz de encontrarse allá arriba). Desvió la vista, a pesar del dolor que eso le supuso y lo que le costó y lo dio todo, porque había dejado de ser Jin Ki para convertirse en Onew, el líder de SHINee.

Aunque bueno‚Ķ¬Ņpodr√≠a con ella seguir siendo el mismo?

Al terminar, al ser felicitados, al marcharse…la vio entre las fans, todavía mirándolo fijamente y sin gritar histérica como ellas. Llevaba unas oscuras y grandes gafas de sol colocadas de manera que le retirasen el cabello de la cara y así poder tener los ojos totalmente despejados y centrados en perforarlo con la mirada. No parecía sorprendida, enfadada o contenta. Por primera vez, aquellos ojos rasgados que en silencio tanto había aprendido a amar le hicieron estremecerse por miedo. Miedo a su reacción.

Cuando estuvieron sentados en el coche, gritando y celebrando, √©l aprovech√≥ para escribirle un r√°pido y escueto mensaje. En el restaurante de la otra vez, tranquilo y alejado de gente que le acosar√≠a hasta debajo del suelo, esta vez √©l invitaba a cenar. Al llegar la hora, se cubri√≥ lo mejor que pudo para no ser reconocido. No hac√≠a falta exagerar como algunos de sus compa√Īeros que llevaban m√°s tiempos en el mundillo porque al acabar de debutar, aunque alguna persona lo reconocer√≠a no iban a ser muchas. Tal y como se imagin√≥, lo √ļnico que hizo fue encontrarse un par de jovencitas que al verlo se pusieron a cuchichear mir√°ndolo por un lado descaradamente pero por otro cubri√©ndose los rostros con las manos cuando se dieron cuenta de que las hab√≠a atrapado.

Cuando lleg√≥, ella ya estaba all√≠. Entraron, se sentaron y pidieron sin mediar palabra. Jin Ki agarr√≥ la copa de agua que ten√≠a ante s√≠ y se la bebi√≥ de un golpe, sirvi√©ndose un poco m√°s. Min Jung parec√≠a estar a la expectativa de lo que el chico tuviera que decirle, clav√°ndole a√ļn los ojos como dagas sobre el cuello. Les trajeron la comida y la degustaron con tranquilidad, por primera vez desde que hab√≠an hablado manteniendo un silencio absoluto, como si de dos desconocidos se tratara. Finalmente terminaron y Jin Ki alz√≥ el rostro.

-¬ŅNo vas a decirme nada?-le pregunt√≥ √©l.

-Estoy sorprendida. Quiero decir‚Ķ ¬Ņpor qu√© no me lo dijiste?

-Ten√≠a miedo. Tengo miedo. Aunque llevamos tanto tiempo pendiente el uno del otro, en realidad la‚Ķ ¬Ņrelaci√≥n? Relaci√≥n-afirm√≥ al ver que ella tambi√©n aceptaba esa aceptaci√≥n para lo que ten√≠an- la comenzamos hace muy poco. No sab√≠a c√≥mo cont√°rtelo porque‚Ķambos lo sabemos, ser√≠a dif√≠cil. No s√© si esto es amor o no, pero aun si fuera uno de los m√°s s√≥lidos y fuertes que se han visto‚ĶNo puedo ofrecerte una relaci√≥n totalmente estable, ¬Ņcitas? No s√© cu√°ndo o si podr√≠amos tener. No quiero dejarte‚Ķpero tampoco puedo pedirte que te quedes a mi lado sabiendo lo dif√≠cil que va a ser, para ti, para m√≠‚Ķ Lo que quieras hacer, lo aceptar√©.

-‚ĶCuando t√ļ tengas un momento libre, quiz√° yo estoy trabajando.

-Podría ser.

-Y si nos pillaran juntos, quién sabe qué podría pasar. No quiero perder mi trabajo.

-Lo entiendo. Yo podría rechazar el convertirme en cantante por ti…pero no voy a hacerlo.

-No te lo voy a pedir.

-¬ŅQu√© hacemos?

-Jin Ki-oh, Jin Ki. Qué maravilloso sonaba su propio nombre en los labios de la muchacha, en aquellos momentos más exquisitamente que nunca-, no quiero renunciar a ti, pero quizá ahora mismo no sea el momento de estar juntos.-alargó la mano en la mesa y el chico hizo lo propio, posando la suya sobre la de ella. Acabaron entrelazándolas y se levantó un poco, acercándolas y besándole los dedos.

-Gracias por estas dos semanas increíbles. No, incluso antes de eso…ha sido todo tan fantástico.

-No hagamos de esto una despedida. No tiene por qu√© serlo, ya te he dicho que no estoy renunciando a ti. Es algo temporal. Como t√ļ has dicho, no s√© exactamente qu√© son estos sentimientos o c√≥mo de profundos est√°n clavados en nuestro interior. No s√© qu√© nos depara el futuro, ni si todav√≠a‚Ķquerremos mantener este tipo de relaci√≥n-utiliz√≥ un matiz especial para la palabra-, no obstante, hoy por hoy no estoy dispuesta a dejarte caer en brazos de otra chica. Jin Ki-nuevamente‚Ķotra vez-, si el destino as√≠ lo quiere, volveremos a encontrarnos. T√ļ seguir√°s siendo famoso, habr√°s triunfado, pero tendr√°s las cosas m√°s claras y sabr√°s moverte mejor por el mundo de las estrellas. Yo tendr√© mi trabajo consolidado, y podr√© estar a tu lado sin miedo.

-Si el destino lo quiere…si es destino…

2 a√Īos m√°s tarde

El 2010 estaba siendo un a√Īo muy grande e interesante para ellos. El disco estaba arrasando y se estaban convirtiendo, a√ļn m√°s que el a√Īo anterior, en uno de los grupos m√°s deseados de los √ļltimos tiempos. No sab√≠a hasta qu√© punto su propio trabajo lo estaba haciendo adecuadamente, sin embargo las cr√≠ticas eran positivas y sobre todo con respecto al grupo, por lo tanto √©l m√°s no pod√≠a pedir y estaba muy contento con ello.

En pocos d√≠as iban a sacar el segundo MV de su segundo √°lbum, y aquella ma√Īana con la cual el aire ya llegaba fresco ten√≠an una reuni√≥n para decidir qu√© aspecto iban a llevar para grabarlo.

Onew se sent√≠a realmente orgulloso, de sus amigos y compa√Īeros, de s√≠ mismo. Cierto era que la compa√Ī√≠a estaba pasando grandes problemas y por un tiempo temieron que fueran a afectarles, pero no fue as√≠ (o al menos, no iba a serlo de momento). Sin embargo, no pod√≠a dejar de darle vueltas al hecho de que algunos de sus amigos estaban sufriendo con todo aquello al atreverse a dar el paso de querer romper contacto con la SM‚Ķ¬Ņllegar√≠a el momento en que ellos hicieran lo mismo?

En realidad, no le apetecía pensar sobre ello. Debía llegar a la reunión entusiasmado y lleno de alegría, feliz de volver a grabar un vídeo aunque aquello fuera a suponer el día marcado tener que pasarse más de 24 horas dándolo todo casi sin descanso. Al fin y al cabo, aquella era la vida que él había escogido.

Cuando lleg√≥ a la sala, llam√≥ a la puerta y nadie le respondi√≥, as√≠ que decidi√≥ ir a esperar a la salita que hab√≠a all√≠ al lado y entr√≥ en la misma. Al hacerlo se encontr√≥ con que hab√≠a una chica dentro, de corto cabello casta√Īo oscuro. Iba elegante aunque moderna, y al volverse el chico no pudo hacer otra cosa que sonre√≠r.

-Maquilladora y estilista, ¬Ņcierto?

-Vamos escalando posiciones-sonri√≥ la muchacha, acerc√°ndose a √©l con un leve movimiento de caderas mientras los tacones afilados resonaban contra el suelo-. Est√°s realmente atractivo. Ya lo eras hace dos a√Īos, con aquella ropa que te iba dos tallas grande, pero ahora‚Ķ

-T√ļ‚Ķse me est√° cayendo la baba s√≥lo de admirarte, ¬Ņhace falta decir m√°s?-coment√≥, arranc√°ndole una sonrisa.

-No pareces el joven Jin Ki que se sonrojaba s√≥lo por mirarme‚Ķ Se nota que eres todo un personaje famoso que recibe cientos de cartas de amor.-la chica alarg√≥ el brazo y le arregl√≥ el cuello de la camisa que llevaba. √Čl le agarr√≥ las manos.

-Te he echado de menos.

-Y yo a ti. Tuve que sacarme el carnet de conducir, porque el metro había perdido todo su interés.

-Lo siento. Tenemos mucho que hablar. Sobre un vídeo clip, si no me confundo.-la chica rió de nuevo, y Jin Ki le soltó las manos para que se arreglara el bolso cuya tira se le había resbalado por el hombro.

-Me alegro de verte-le dijo sinceramente. Era cierto que había tenido otra fugaz relación de dos meses después de haber estado en el paraíso con Min Jung, mas nunca había podido borrar su hermosa y brillante sonrisa de su cabeza, alejar su profunda mirada o dejar de ansiar volver a tocar sus labios-. Me alegra que sí lo sea. Que nos haya permitido reencontrados. Confiaré en esto siempre, ya sabes-la chica asintió con la cabeza, sabiendo perfectamente a qué se refería-, en lo de…si es destino.

FIN

Comentario del peque√Īo bicho Jean 1: ¬ŅPor qu√© si pega tan poco conmigo, cuando se trata de escribir sobre √≠dolos me vuelvo una √Īo√Īa de cuidado?

Comentario del peque√Īo bicho Jean 2: Puede parecer un final raro o algo‚Ķpero es que‚Ķme encanta hacer finales abiertos~ Jojo~

Comentario del peque√Īo bicho Jean 3: Acabo de darme cuenta de que el debut podr√≠a haber sido antes del 25 y en otro sitio o.O Si es as√≠…haced caso omiso a la hora de leer el fanfiction, por favor. Gracias~~ (y ya de paso al hecho de que fueron dados a conocer el 19 de mayo, no dos semanas antes del 25 ^_^).


Related Posts with Thumbnails

24 Comentarios

Categoría SeDient@s de Talento / Tags: /

  • chirihuilla

    Me encanta onew y soy muy celosa no pude leer lo que esta escrito pero, igual te felicito cuanta imaginación.

  • Adriana

    Onew!! .. is my love ..

  • Tory

    Te voy a dar 3 puntos

    1-Deberías ser escritora

    2-Haz uno de cada integrante de SHINee

    3-calificación:100000000000000000000

  • Sukiru

    Sinceramente me ha encantado *APLAUSOS* lo has hecho fenomenal ^^.
    La verdad que la historia est√° muy currada y realmente tiene mucha sensibilidad y ternura.
    Estos casos s√≠ es cierto que pueden pasar realmente……jeje de todo hay ^^.
    Realmente recalco que ha sido preciosa…..ha sido un gran placer leerlo y eso que yo no soy de leer mucho…..pero realmente me has hecho sentir todas esas sensaciones de los personajes, osea que realmente me ha llegado. Solo decirte que muchas gracias ^^ y es cierto eso que dicen de proponerte ser escritora….porque realmente lo has hecho genial. Un beso ^+^

  • Laira

    Waaaa me ha gustado,
    De alg√ļn modo me dej√≥ un sabor de esperanza en la boca ^_^
    Que bonito es el amor.
    Y el destino si quiere meter las garras nos sorprende XD

  • maria

    awww!
    me encantoo…
    y con lo que me encantan los fanfics!

  • LOLa

    Tengo que decirles que me gusta mucho escribir historias, pero en esta ocasión al leer ésta me pareció muy predecible desde el momento en el que fue basada en un integrante de kpop.

    Tenía mucho material para aprovechar y hacer la historia más interesante.

    Comentario con absoluta sinceridad y franqueza

  • Yamii

    Primera vez que me gusta un fanfic (no me gusta el yaoi), por dios crei ver una pelicula en mi cabeza XD
    Muy buenoo, si se pudiera puntuar tendrias el 1000000%, ¬Ņhas considerado ser escritora? como dicen en espa√Īa como “MOLA” tu historia ^^

  • Andrea de chile

    o.o omo omo.. aish.. aigooo jeann, comsamida me encantooooooo, y me encanta onew.. ya me imaginaba que era min jin… me lee completica la historia. hasta me emocione… felicitaciones.. escribes muy bien”” que decir soy la noona de onew pero como me gustaria ser minji….

    me alegraste el dia.. y comenzare una buena semana¬°¬°¬°

  • Monsha

    Wow estuvo buenisimo, me alegraste la madrugada. Gracias por tan linda historia, me hizo saltar el corazon n_n escribes muy bien, espero leer mas de ti. Cuidate.

  • kanako

    *OOOOOOOOOOOOO* Lo am√© <3<3<3!!!!! Est√° muy lindo, tambi√©n qued√© con la sonrisa tonta despu√©s de leerlo *–* Felicidades! Sigue publicando m√°s fics!

  • kashi

    Te quedo muy lindo n.n
    es laprimera vez que leo un fanfic y bueno sinceramente la introduccion y el q Onew fuera el protagonista
    me animo a leerlo
    jeje ūüôā

  • Lidia Carla

    Me encanto el fanfic gracias x compartirlo

  • mel

    te pasaste! esta genial!
    yo realmente amo los fanfics pero solo en los que leo de harry potter pude encontrar talento ^^
    pero en cosa de idols naa de naa, pero en este..no te sacaste un 10 de 10 si no un 100 de 10 xD

  • Lau_Chiisai_Chan

    Jean ¬ŅPuedo decirte algo?
    ERES LA MEJOOOOOOOOOOOOOOOOR ajajajaja te asuste ¬ŅEH? XD me ha encantado tu fanfic es super bonito y me ha encantado tu forma de relatarlo, la historia es bonita, oh lo del metro… impresionante ūüėÄ
    De verdad que me gusta mucho tu manera de escribir que no es peloteo eh XD
    Yo escribo fanfics y no se si son leibles para nadie excepto para mi amiga y yo XDDDD
    As√≠ que un gran 10 de 10 ūüėČ

  • marybv

    nunca he sido dada mucho al fanfic, pero el tuyo me ha encantado .
    felicitaciones (primera vez que leo uno completo )

  • Craziiier

    Ahhh~~ El fanfic… No pude evitar crearme una imagen de cada momento.. Es tan veros√≠mil… que casi me creo yo que era la protagonista juju.
    Oh me muero de ilusi√≥n.. ahora ya puedo irme a dormir con un bonito sue√Īo … Si no es mucho pedir dejanos seguir deleit√°ndonos de otros fanfics… Gracias Jean ^^

  • Rana-chan

    Ahhhh me encanto mucho ^^ solo pasaba para saber k habia de nuevo y salirme del internet pero tu historia me engancho, me encanto mucho como te metiste en Jin Ki yo tambien creo k los demas artistas de la misma compa√Īia se preguntan k va pasar si algun d√≠a tuvieran asuntos legales con SM y ademas de sus constantes preguntas k va pasar cuando me convierta en √≠dol; padre la historia tambien me imagine cada parte en la k se agarraban las manos y se veian.(Suspiros por todos lados)
    Además me sacaste una sonrisa con leer tu historia.Kien no kisiera tener una historia asi con algun ídol jejejeje ^^

  • kuratsukiss

    Hello Hello!!!
    Recienteme me hice de leer fics de SHINee…de echo los unicos q leo,asi q Este me lo avente completito!! Una hermosura de verdad!!!
    me encanto la redaccion, me dejaste imaginar absolutmente todo..y ya era hora de leerme uno de Jin ki….q solo he leido puros Shonen Ai del 2min y Jongkey xDD
    Excelentisisisisisismo Jeannelok! Gracias por regalerme un buen rato y una sonrisa *.*

  • Reka-chan

    Inma… s√≥lo puedo decir BRAVO!!!!!

    Me ha encantado…

  • fiore

    no me gustan los fanfics
    tu blog me gusta y est√† mejor si en estas entradas ūüėÄ

  • jesi

    Est√° lindo, me gust√≥ esa parte en que la chica casi se cae y √©l logra ayudarla ahhhhh suspiros, cuando ambos se sinceran y dicen su verdadero prop√≥sito al subir al metro y la √ļltima parte , me gust√≥

  • Wylem

    Tengo que decirlo que me ENCANTA!!!

    Para esta vuelta si me sente a leer del principio al fin.. cuando lei esa frase del inicio recorde que era el de la vez esa.. XDD con que era para esto jejejeje

    Ainss JinKi .. no pude evitar no imaginarme cada escena mientras leia el fic y esa frase de .. **evitando mirarla lo m√°s posible para poder seguir actuando como una persona** me mato jojojojo

    Otra parte que me encanto fue el del momento abrazo de espaldas …. asi como en la imagen!!! me encantan ese tipo de abrazos!!! me matan, he dicho!! y lo bueno fue verlo acompa√Īado de una imagen!

    Luego momento Jjong! XDDD si leer uno de JinKi ya me tiene en suspiros.. leer uno de Uri Bling por Dios!!!

    Me ha gustado muchisímo DD!!!

    Saludos

  • melisa

    hola !!
    felicitaciones, la verdad me sacaste una sonrisa. la forma en que se conocieron me recordo algo que me paso.
    realmente muy bueno, gracias por compartirlo.

  • Aviso

    En este blog puedes opinar libremente, pero respetando siempre las opiniones de los demás y de quienes escribimos en él.
    Si vais a tomar noticias/traducciones/… de la página os rogamos deis créditos claros, con enlace directo. Esperamos no ver nuestras palabras por otros blog, como si fueran propias.
    Licencia de Creative Commons
    Este obra est√° bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

  • Subir