Edit: Resumen ‘Huyendo de Corea del Norte’

agosto 17, 2010 a las 19:43 , por Lullaby

Así se titula el documental de la cadena británica BBC que relata la arriesgada aventura de un grupo de refugiados norcoreanos en su lucha por alcanzar la libertad.

[Edit.] RESUMEN DE ‘HUYENDO DE COREA DEL NORTE’ (BBC)

Tal y como os prometí, para aquellas personas que no han tenido la oportunidad de ver este documental, a continuación si pincháis aquí podréis verlo en versión original (inglés). Algunas imágenes no se corresponden al programa que emitieron aquí en España, (al parecer la edición ha sido distinta) por eso si lo que explico no encaja con lel video que sepáis que se debe a esto.

Existe 2 formas de salir de Corea del Norte:

1. A través del Sur, cruzando la frontera con Corea del Sur, un camino de 4 kilómetros fuertemente vigilado y con órdenes expresas de disparar a matar a todo aquel que se atreva a cruzarla. Los reporteros del documental encontraron el cadáver de una mujer yaciendo boca abajo que llevaba meses allí tirado y que al parecer habían abatido en su intento de fuga.

2. La otra opción es a través del norte, cruzando la frontera con China. Este país no tiene ningún acuerdo de protección de exiliados políticos norcoreanos por tanto toda aquella persona que es capturada traspasando la frontera de manera ilegal, es deportada de nuevo a Corea del Norte. Tu destino puede ser: la prisión, algunos testimonios describen que han recibido maltratos físicos horribles o la muerte, ya que si reincides y te vuelven a capturar se dictamina directamente tu ejecución.

Ante la imposibilidad y peligrosidad de cruzar a Corea del Sur por su frontera muchas personas deciden hacerlo desde China, emprendiendo un viaje de miles de kilómetros, descendiendo hacia Laos (país donde tampoco se da cobijo político a los refugiados) y llegando a Tailandia donde sí es legal protegar y permitir a los norcoreanos poder viajar a cualquier parte del mundo que deseen.

Sin embargo la desgracia de estas personas no sólo se ceba comenzando en su país de origen sino que otras organizaciones se lucran de su nefasta situación. Muchas pagan grandes cantidades de dinero a traficantes para que les ayudne a cruzar la frontera con China sin saber que la mayoría de las veces, si eres mujer, lo que han hecho es venderla a proxenetas que se encargarán de esclavizarlas en el país chino.

El documental graba en directo una de estas ‘transacciones humanas’ y para evitar que a la chica se la lleven para convertirla en prostituta pagan a su proxeneta 500 euros por su liberación. Se puede decir que ese día, a aquella mujer le sonrió la suerte. Lamentablemente otras muchas no pueden contar lo mismo.

La arriegada aventura del equipo de grabación comienza en Yanji, una ciudad al nordeste de China donde se preparan para seguir el viaje de un grupo de refugiados desde este país hasta Bangkok, Tailandia. La situación de los norcoreanos en China es francamente difícil: no dominan el idioma, con lo cual no pueden acceder a buenos puestos de trabajo y viven en una lametable situación económica. A esto hay que unirle el que siempre han de esconcerse y pasar desapercibidos ya que existen informadores que pueden desvelar su presencia en el país y deportarlos de nuevo a su país de origen.
El documental se centra en la historia de una chica de 23 años que vive con su madre y hermano aislada en un pequeño apartamento. No pueden salir al exterior por tanto la madre trabaja desde casa mostrando su cuerpo por internet a hombres que pagan para verla desnudarse. La chica fue deportada una vez por escapar y la maltrataron en la cárcel. Esta es su segunda huída, por tanto si la capturan su próximo destino será la ejecución. Pese a todo, prefieren correr tan descomunal riesgo con tal de alcanzar la libertad.

Un pastor cristiano surcoreano es la persona encargada de ayudar a estos refugiados, organizando a través de diversos guías repartidos tanto por China como por Laos su llegada a Tailandia. Algunas personas han denunciado a este religioso por lucrarse económicamente con esta actividad, acusación que él niega rotundamente alegando que la única condición que pone a estas personas para ayudarlas es que tras su llegada a Corea del Sur se conviertan al cristianismo, lo cual, personalmente me demuestra que no se trata de una ayuda del todo ‘desinteresada’. Pese a todo es el único resquicio al que pueden agarrarse por eso lo aceptan y se integran de manera activa en la práctica de la religión.

Entre el grupo de refugiados además de esta chica están otras tantas de la misma edad de ella, una señora mayor de 63 años y un niño de 10 por el que su madre ha pagado 2.000 euros para hacerlo llegar a Seúl, ciudad donde ella vive y al que no ha visto desde hace 3 años. Antes de salir, los organizadores de la huída les dan unos últimos consejos: mientras viajan en tren no pueden hablar entre ellos, para no levantar sospecha, y si alguno es descubierto, los demás deberán proseguir su camino fingiendo no conocerse. A todos se les provee de un móvil, el cual solo pueden utilizar para recibir llamadas ya que el gobierno chino tiene desplegada una amplia vigilancia en la captación de llamadas telefónicas. De esta manera se montan en un tren durante interminables horas hasta llegar a Beijing para luego trasladarse a Laos donde deberán adentrarse en una inmensa selva, de las más inhospitas y abruptas de Asia para llegar a la frontera con Tailandia. Apenas se les hace entrega de alimento y agua: tan solo llevan consigo una pequeña mochila con lo más indispensable para poder correr en el caso de que tengan que huír y un par de tazones de arroz.

Sin duda lo más duro del viaje es traspasar la selva en Laos. Lo hacen de noche para no ser descubiertos y aunque se les entrega una linterna no pueden encenderla para no ser divisados. De esta manera comienzan a andar a oscuras, desorientados, con riesgo a perderse, cruzando ríos y terrenos escarpados, sin parar, sin dormir, sin hacer ruido. A pesar de que van acompañados de un guía, la situación es igual de peligrosa ya que éste también corre el riesgo de ser capturado. Aunque parezca increíble logran cruzar la selva no sin secuelas tanto físicas como psíquicas. Están extenuados, hambrientos y llenos de heridas en las piernas.

Está fue la parte que más me impresionó: ver a un niño tan pequeño caer enfermo después de tan duro viaje y llorar de cansancio. Pese a todo, aunque están demacrados y desfallecidos todos aseguran querer seguir adelante. En una de las ocasiones se le pregunta a una de las refugiadas: “Aún quedan tres horas para llegar ¿crees que podrás hacerlo?”,  y ella contesta: “¿Tres horas? Podría andar hasta 100 horas más con tal de conseguirlo”.
Los efectos de tan pesada hazaña también han dejado estragos en la mujer mayor que tuvo que ser ayudada por las más jóvenes, la cual también acaba estallando en lágrimas: “Tengo que conseguirlo, no puede rendirme ahora. Tengo que ver a mis hijos”.

Finalmente,sólo un río los separa de Tailandia. Suben a una embarcación de noche y en silencio lo cruzan hasta pisar suelo libre. Están tan derrotados que en ese momento apenas sienten ningún tipo de emoción, como si no se creyeran que han conseguido llegar al final de la meta. El pastor evangelista les espera en un piso alquilado en Bangkok y a todos se les permite hacer una llamada para hablar con sus familiares y hacerle llegar la noticia de que están sanos y salvo. El último movimiento es trasladarse a la embajada surcoreana y pedir asilo político como refugiado norcoreano.

Aunque pueda parecer que estas personas han cumplido su sueño de alcanzar la libertad, nada más lejos de la realidad. Ahora les depara un arduo camino hacia algo también muy costoso del que no todos consiguen salir airosos: la integración en un país extranjero. Adaptarse a las formas de vida de un país capitalista, como lo es Corea del Sur, no siempre resulta tarea fácil para estas personas nacidas y criadas en regímenes comunistas. La ley surcoreana les obliga a asistir a centros donde se les enseña y facilita la integración en el país pero la soledad, el aislamiento cultural, las diferencias con el idioma, la falta de recursos y educación constituye un handicap brutal para estas personas, muchas de las cuales acaban recurriendo al suicidio o padecen serios problemas depresivos. Esto te viene a demostrar que existen personas en este mundo que arrastrarán un estigma toda su vida y mucho tendrán que esforzarse (más que la media) para poder librarse de él. Con documentales como este te das cuenta y valoras las condiciones de vida en las que has nacido: si no fuera por ellos no seríamos conscientes de las terribles injusticias y situaciones que otras personas el mundo viven diariamente. Sin embargo es admirable la entereza con que se enfrentan a estas situaciones, la valentía que muestran y el descomunal sentido de supervivencia que desarrollan.

En cuanto al resto de personas que quedaron a la espera en China de emprendar la misma cruzada que nuestros protagonistas, un tiempo después los reporteros fueron a visitarles y el apartamento secreto estaba vacío, no quedaba nadie allí. Encontraron en el rellano de las escaleras colillas de cigarrillos (probablemente de alguno de los refugiados que salía allí para fumar) lo que pudo haber alertado a la polícia al creer que se trataba de un piso deshabitado. Un error fatal que les devolvío de nuevo a Corea del Norte donde algunos serían ejecutados.

Si bien lo que ocurre en este país dominado por un dictador no tiene explicación en el mundo actual en el que vivimos todavía más reprochable me parece la actitud del gobierno chino y laosiano al ser conscientes de que repatriando a estos inmigrantes saben a ciencia cierta que los están enviando a una muerte segura. Y que no pongan medios para llegar a un acuerdo de extradición a países que los puedan acoger u otorgar una mejor calidad de vida,…me parece indignante. Las emigraciones tan traumáticas y desesperadas nunca son plato de buen gusto porque nadie abandona su tierra ni familia por motivos insulsos, pero realizar la deportación a un país donde saben van a ser ejecutados y en el mejor de los casos torturados eso, eso no tiene perdón divino.

________________***________________

He llegado a él por pura casualidad, porque veo el Canal Buzz y porque me ha pillado en casa. No tengo palabras para describir la angustia que he sentido al ver este documental y lo absolutamente maravillada que me he quedado ante el comportamiento de países como China y Laos en relación al tema de las huídas de Corea del Norte.

La cinta se basa más en relatar las penurias que sufren estas personas por alcanzar Corea del Sur que en desprestigiar las condiciones de vida de Corea del Norte, cosa que hace, pero no de manera tan profunda como otros documentales ya han hecho.

Por eso si vives en España y sintonizas Canal Buzz, mañana domingo 15 de agosto a las 21.30 h. tienes una nueva oportunidad de ver este estremecedor y agónico viaje de ida (no se sabe si de vuelta) a un lugar donde es posible optar a unas condiciones de vida humana mejores, aunque también con inconvenientes. Mejor lo veís.

El documental está recomendado para mayores de 18 años porque salen algunas imágenes algo crudas y por la desesperación por las que han de atravesar estas personas. He llorado como una magdalena. Esto mismo ocurre frente a las costas españolas con mucha frecuencia cada vez que inmigrantes magrebíes o africanos desembarcan de manera ilegal y nos quedamos impasibles. Sin embargo cuando ves en directo imágenes reales de la situación tan espantosa que han tenido que atravesar, la cosa cambia…Qué hipócritas podemos llegar a ser a veces y qué bien cierto es ese refrán que dice “Ojos que no ven, corazón que no siente”.

Para aquellos que no podáis verlo y os interese, más adelante os relataré algunos detalles del documental una vez se haya emitido en este canal.


Related Posts with Thumbnails
  • Aviso

    En este blog puedes opinar libremente, pero respetando siempre las opiniones de los demás y de quienes escribimos en él.
    Si vais a tomar noticias/traducciones/… de la página os rogamos deis créditos claros, con enlace directo. Esperamos no ver nuestras palabras por otros blog, como si fueran propias.
    Licencia de Creative Commons
    Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

  • Subir